El Mito del Genocidio en Guatemala

Image

 

 

 

¿Existió en nuestro país realmente una política sistemática de exterminio por razones étnicas?

Por José Daniel Rodríguez

El 10 de mayo del 2,013 la juez Yassmín Barrios, en un proceso totalmente viciado y con graves violaciones constitucionales, condenó al ex Jefe de Estado Gral. José Efraín Ríos Montt a 80 años de prisión por el delito de “genocidio”. Tan sólo días después esta sentencia fue anulada y el proceso penal retrotraído hasta la fase en la que una Sala de Apelaciones debe determinar si se aplica amnistía o no. Esta etapa procesal fue deliberadamente ignorada por la ahora ex Fiscal General Paz y Paz en prácticamente todos los casos que conoció en su gestión, a pesar de estar establecido en la Ley de Reconciliación Nacional.

Se ha escrito bastante sobre este tema, pero quiero enfocarme en el aspecto de la tipificación del delito de genocidio y los hechos ocurridos durante el Conflicto Armado Interno.

En otras palabras, ¿Lo ocurrido en 36 años de guerra en nuestro país puede tipificarse como genocidio?

Veamos la definición de genocidio y sus características:

ESTATUTO DE ROMA DE 1998

“El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional del 17 de julio de 1998, contempla en su artículo 6o. el crimen de genocidio en los siguientes términos:

A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “genocidio” cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:

a) Matanza de miembros del grupo.

b) Lesión grave a la integración física o mental de los miembros del grupo.

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial.

d) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo.

e) Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo[1] “

Al analizar detenidamente este texto, podemos compararlo con los hechos ocurridos Guatemala. En la parte introductoria se plantea la primera incongruencia: para poder sindicar a alguien de este crimen atroz, debe demostrarse LA INTENCIONALIDAD –misma que se repite en la literal “c”- de llevar a cabo estas acciones. En el caso de Guatemala jamás pudieron demostrar que existiera una “política sistemática de exterminio”, sino por el contrario, se establecían mecanismos de apoyo para Ixiles que habían huido del terrorismo del “ejército guerrillero de los pobres” (EGP).

También en la parte introductoria vemos que literalmente dice “….con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”. El Conflicto Armado fue político/ideólogico, no encaja tampoco en este planteamiento étnico, racial o religioso.

El inciso “a” define “Matanza”, pero no existe en la historia un enfrentamiento armado de 36 años contra grupos terroristas donde no haya muertos. Esta literal es tan ambigua y amplia que podría aplicarse incluso a las disputas de territorio entre maras. El mismo argumento puede aplicarse a la literal “b” respecto a lesiones físicas y mentales.

El inciso “c” se refiere a condiciones que puedan amenazar la existencia de determinado grupo, pero cuando revisamos los hechos históricos, en la jefatura de Estado del Gral. Ríos Montt se les dio armas, comida, entrenamiento, amnistías, apoyo para producción agrícola y tierras. Totalmente opuesto a propiciar su destrucción.

El inciso “d” es fácilmente refutable, jamás se dio una política de regulación de nacimientos, ni siquiera de planificación familiar en la etnia Ixil ni en ninguna otra. Tampoco hay evidencia que se haya reducido considerablemente dicho grupo ni la tasa de natalidad.

Por último el inciso “d” se refiere a “traslado de niños de un grupo a otro”, pero esa práctica no era parte de las políticas de Estado, el Ejército no tuvo nunca esas órdenes. Además que sería muy complicado el traslado masivo de niños y a la vez combatir a la guerrilla en terrenos inhóspitos, de difícil acceso. No hay evidencia sobre esto, ni tampoco los documentos escritos por la misma guerrilla lo confirman.

CONCLUSIÓN:

En Guatemala NO HUBO GENOCIDIO, ninguna de las características que se establecieron en los Estatutos de Roma se dio en nuestro país. Este delito fue propuesto y tipificado por la ONG “asociación justicia y reconciliación” (AJR), como la misma Fiscal General lo reconoció en entrevista de la Revista Contrapoder edición del 2 de mayo del 2,014. Además, durante las negociaciones de Paz no se estableció tal extremo ni tampoco los relatores de la ONU, ni el mismo Papa Juan Pablo II en su visita se pronunciaron al respecto. Otro dato interesante es que el Estado de Israel que sí fue víctima del genocidio Nazi, fue y es nuestro mejor aliado y amigo; no apoyarían jamás una política de exterminio racial.

Lo que sí sufrimos fue un lamentable enfrentamiento armado provocado por grupos terroristas financiados y entrenados por la URSS, Cuba, Nicaragua y Viet Nam principalmente, cuyo objetivo era apoderarse del control del Estado y establecer en nuestro país un sistema marxista, comunista.

 

[1] Estatuto de la Corte Penal Internacional en (A/CONF. 183/9) de 17-08-98, y versión corregida por las actas de 10 de noviembre de 1998 y de 12 de julio de 1999 en (PCNICC/1999/INF/83) de 17-08-1999.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s