“Caso Lima”: Otra maniobra mediática más de la CICIG con oscuros objetivos

Deterioro CICIG

Si algo debemos aprender de la vida -muchas veces con dolorosas lecciones- es a no dejarnos engañar por las apariencias…

Por José Daniel Rodríguez

“CICIG DESARTICULA RED DE CRIMEN ORGANIZADO EN SISTEMA PENITENCIARIO”

¿Impactantes titulares no? ¿Qué hay detrás de esta investigación y su exposición mediática masiva, justo en el aniversario de este apéndice que la ONU desconoce oficialmente, pero que opera impunemente en Guatemala?

Lo que los medios han dado en llamar “Caso Lima”, es un plan cuidadosamente elaborado y cronometrado por los sectores más retrógrados y radicales de la izquierda internacional, para obtener la tan ansiada prórroga del mandato de la CICIG en nuestro país. Todo el show, la intensa propaganda y los blancos políticos cuidadosamente seleccionados, tienen este único objetivo: QUE SE RATIFIQUE UNA PRÓRROGA PARA EL MANDATO DE CICIG, y pretenden lograrlo mediante la farsa, el terrorismo mediático, el chantaje y la presión extranjera sobre el Estado guatemalteco. Esto es precisamente lo que voy a explicar en este artículo.

No es para nada casual que justo al mismo tiempo en el que se llevan a cabo las capturas y se destapa la corrupción en el Sistema Penitenciario, se levante en voz de la “sociedad civil” -palabreja usada para definir a vividores de DH, sin representación legítima ciudadana- la matriz de opinión que “la CICIG ya está dando resultados y necesita más tiempo, debe darse la continuidad en su ejercicio”. Esto lo vemos desde los mismos activistas, “periodistas” reconocidos como faferos, políticos y algunos funcionarios de gobierno. Es necesario aclarar que esta debacle en Presidios es un problema de larga data que “casualmente” nadie ha querido resolver, y los que lo han intentado ya han purgado prisión o están hoy condenados a cadena perpetua en Suiza.

Aunque el presidente Otto Pérez Molina descartó públicamente que este organismo extranjero permanezca en Guatemala más allá de septiembre del 2,015 -Emisoras Unidas y Guatevisión, declaraciones 08/09/14-, también los ciudadanos hemos visto cómo el otrora “general y kaibil”, da marcha atrás en decisiones ya tomadas a la más mínima presión de los vividores que lucran de la falsa defensa de los Derechos Humanos. Por tal razón no sería nada extraño que nuevamente actúe de manera miedosa y cobarde, firmando, al final, esta prórroga rechazada por la mayoría de los guatemaltecos.

El llamado “Caso Lima”, la CICIG lo está usando como arma terrorista, abarcando 3 grandes áreas para que cause el mayor daño posible:

a) Incidencia en Opinión Pública nacional e internacional para justificar resultados:

Desarticula una supuesta red de corrupción en la que participan funcionarios de gobierno en el Sistema Penitenciario, con lo cual tiene a éstos en una posición de sumisión y miedo, dispuestos a acatar cualquier señalamiento sin cuestionarlo, tratando -ingenuamente, suponiendo que los marxistas tienen algún honor- de obtener impunidad como recompensa a su connivencia en esta investigación e incluso aplaudirla.

b) Ataques selectivos contra enemigos ideológicos:

En esta táctica la CICIG y sus aliados pretender acallar a algunos periodistas independientes, pero principalmente los francotiradores se enfocan a un solo blanco: la Fundación Contra el Terrorismo, que con valentía, la verdad y la justicia en la mano, demostrando siempre posiciones definidas, le ha hecho frente a toda la izquierda radical en Guatemala. Es la “piedra en el zapato” de muchos vividores y el sólo señalamiento irresponsable de Gustavo Berganza en su columna “A FCT LE CONVIENE ACLARAR” publicada en Diario Digital el 04/09/14: “Byron Lima es el tesorero de FCT”, ha generado hasta solicitudes de investigaciones penales y extinción de dominio de bienes. Ridículo en un país en el cual muchos ciudadanos estamos trabajando por construir un Estado Constitucional de Derecho, en el cual todos tenemos como garantía procesal, previamente a obtener una sentencia, el ser citados, oídos y vencidos en un juicio imparcial; jamás empezando por el final como estos socialistoides resentidos están ya acostumbrados. Mi solidaridad y apoyo a Ricardo Méndez Ruiz y a la Fundación Contra el Terrorismo ante estas acciones intimidatorias, que tengo por seguro sólo los fortalecerán aún más en esta lucha por la Libertad, la Justicia y la Paz de Guatemala.

c) Chantaje y presión nacional/internacional para obtener prórroga (la solución final):

Paralelamente a estas acciones y la difusión masiva de este show mediático, al mejor estilo hollywoodense de Castresana y sus “verdades interinas”, empieza el corifeo de los vividores de siempre, destacando estos resultados -bastante mediocres para 7 años de existencia y cientos de millones de euros gastados en el experimento- y justificando su permanencia en el país. Asimismo, algunos más directos exigen abiertamente la prórroga de este mandato y minimizan sus “desaciertos” y “errores” anteriores.

Los señalamientos ya están hechos y siguen surgiendo contra altos funcionarios de este gobierno, los reflectores nuevamente se posan sobre Guatemala a nivel nacional e internacional y los medios para negociar son escasos. El trato parece simple: “RATIFIQUEN LA PRÓRROGA Y LOS DAÑOS SERÁN MÍNIMOS, SALDRÁN BIEN LIBRADOS O… LOS PERSEGUIMOS CON TODO EL PESO DE LA MANIPULADA LEY, LA PRESIÓN MEDIÁTICA Y DIPLOMÁTICA DE NUESTROS ALIADOS EXTRANJEROS SERÁN IMPLACABLES SI SE NIEGAN A HACERLO”.

Es en este punto que los guatemaltecos debemos pronunciarnos y EXIGIR que de una vez por todas este organismo intruso abandone el territorio nacional. Ya es hora que la Comisión Intrusa Contra la Institucionalidad de Guatemala (CICIG) se marche por donde vino. Este órgano paralelo enquistado en el Sistema Judicial es una afrenta a nuestra soberanía y debilita a un más la estructura del Estado.

¡ YA BASTA #FueraCICIG !

(Ilustración de FO, publicada en Prensa Libre/Deterioro de la CICIG)