Calle 13: convertido en un “Mupi” de la izquierda retrógrada y vividora en Guatemala

calle 13 si hubo genocidio

“Más le vale a un hombre tener la boca cerrada, y que los demás le crean tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es.” Pitágoras de Samos

José Daniel Rodríguez

El pasado sábado 29 de noviembre se desarrolló en Guatemala un concierto del dueto de “rap urbano” -como se clasifican ellos- llamado Calle 13, en el cual se dio un desafortunado incidente. Ante miles de espectadores que presenciaban el show, uno de los vocalistas apareció en el escenario con una camiseta en la que se leía el hashtag #SiHuboGenocidio, utilizado por los grupúsculos de izquierda que aún sueñan con lucrar de la farsa del “genocidio” en el área Ixil, Quiché.

El diario elPeriódico informó en su edición del 30/11/14 que la ahora famosa camiseta, se la dio al rapero un representante de las autodenominadas “organizaciones sociales”, las cuales los guatemaltecos sí sabemos perfectamente quiénes son y qué pretenden. Tal parece que el plan original sigue en marcha con el objetivo de marcarnos a los guatemaltecos como “genocidas”, para así obtener miles de millones de dólares de nuestros impuestos en concepto de resarcimientos que irán a parar a los bolsillos de un puñado de intermediarios disfrazados como “activistas de DDHH”.

Los señalamientos de “genocidio” en Guatemala proferidos en nuestro territorio por un grupito de extranjeros, me parecen indignantes no sólo por la intromisión en temas jurídicos internos de nuestro país, sino además porque es una absoluta muestra de doble moral por parte del dueto originario de Puerto Rico, ya que al ser una colonia estadounidense convertida en estado asociado, forman parte de una nación cuyo gobierno sí es DOBLE GENOCIDA. La evidencia –no los discursitos de grupillos de izquierda como en nuestro caso- demuestra que históricamente ellos sí llevaron casi hasta el punto del exterminio a la población nativa de indígenas norteamericanos, a quienes se les cazaba cual animales y se glorificaban estas acciones genocidas en gran cantidad de películas del Viejo Oeste existentes en la filmografía de Hollywood. A los habitantes originarios de lo que hoy constituye Estados Unidos se les condenaba a formar parte de “reservaciones”, en  condiciones de esclavitud que en nada se diferencian de los tristemente célebres campos de concentración nazis. Por otro lado, si vemos lo ocurrido durante la 2ª. Guerra Mundial, no tuvieron tampoco ningún escrúpulo en asesinar a sangre fría a cientos de miles de japoneses en tan sólo unos días al lanzar indiscriminadamente dos bombas atómicas, en Hiroshima y en Nagasaki, únicamente por pertenecer al mismo segmento étnico que era considerado enemigo. ¿Cuándo se estigmatizan ellos mismos, entonces, como GENOCIDAS?

Los integrantes de Calle 13 no se dieron cuenta de que los usaron como valla móvil con un mensaje ideológico, se aprovecharon de su fama y sólo los expusieron al ridículo porque no les informaron que esa sentencia a la que hicieron referencia fue anulada al primer recurso de apelación por incuestionables ilegalidades, no existe más en la jurisprudencia guatemalteca al ser completamente anulado el proceso.

Nadie había hablado de “genocidio” en Guatemala hasta el 2,000, que la extrema izquierda vio dos objetivos estratégicos en esa condena contra el Estado de Guatemala: a)  juzgar y sentenciar al Gral. Efraín Ríos Montt, un trofeo por ser uno de los principales vencedores del terrorismo marxista en Guatemala; y, b) apoderarse de  las enormes cantidades de dinero que saldrán de las arcas nacionales  al lograr consolidar esta farsa, aunque de ninguna manera encaje con los hechos documentados.

Este show del pasado 29 de noviembre convirtió, en unos minutos, a dos jóvenes ignorantes de la política e historia guatemaltecas, en un “Mupi” publicitario tal como los que vemos en las calles de nuestra Ciudad de Guatemala.

Mi opinión, respaldada por investigaciones objetivas, testimonios y evidencia, es que en nuestra bella tierra del Quetzal #NoHuboGenocidio.

(Fotografía tomada de elPeriódico)

Advertisements