Yo no pacto con terroristas ni con traidores

ANTICOMUNISTA

En este artículo fijo mi postura en relación con la propuesta de “refundar” el Estado y de “resucitar” a las FAR

Recientemente un grupo de militares sin ninguna representatividad y terroristas como alias “Pablo Monsanto” y alias “César Montes”, viajaron a Panamá para reunirse con el expresidente golpista y prófugo de la Justicia guatemalteca Jorge Serrano Elías. El objetivo era consolidar una alianza para generar una iniciativa para, entre otras cosas, disolver el Congreso y convertir al Ejército en una “Guardia Civil”.

Luego de explicar a grandes rasgos el contexto y el motivo de escribir este artículo, quiero comentar para los que no me conocen, un poco de mi trayectoria, folosofía y por qué estoy abiertamente en contra de este movimiento subversivo.

En 2,011 inicié solo un proyecto para informar a los guatemaltecos publicando en mi perfil personal de Facebook, lo llamé La Otra Memoria Histórica porque  el objetivo era demostrar con evidencia la falsedad y el sesgo de los “informes” que se inventó la guerrilla con respecto al Conflicto Armado en Guatemala, los que publicaron y difundieron profusamente la ODHAG y la CEH. Lo hice no por buscar protagonismo, sino por simple Justicia, porque provengo de una familia de 3 generaciones de militares honorables, patriotas, héroes históricos que defendieron con valentía la Libertad y la soberanía de nuestro país del ataque de organizaciones terroristas que pretendían, mediante la muerte y la destrucción, imponer una dictadura totalitaria marxista. Debemos tener claro que la firma de los “acuerdos de paz” sólo fue una transición a una nueva etapa del conflicto, una hacia la política y la toma de instituciones con la ayuda de presión extranjera y es en esta coyuntura en la que nos encontramos actualmente.

Desde ese ya lejano 2,011, me he dedicado con mis propios recursos económicos y medios a mostrar las atrocidades cometidas por la guerrilla y que muchos desconocen, corrigiendo esos datos falsos en los que ONG´s que lucran de los resarcimientos pretenden hacer creer que los terroristas “eran jóvenes idealistas, que tenían pelo largo, usaban playera con la efigie del Ché y que tarareaban canciones de los Guaraguau; reprimidos por el malvado Ejército sólo porque no estaban de acuerdo con el gobierno y la injusticia social”. Si pues… los que vivimos esa etapa negra de la historia de Guatemala, sabemos perfectamente que las organizaciones subversivas están integradas por asesinos despiadados, que -aún hoy día- cometen acciones de sabotaje para destruir infraestructura, que jamás dudaron en usar a mujeres y niños como escudo, que se financian a través de extorsión disfrazado de “impuesto de guerra”, que han secuestrado a ancianas para pedir rescates millonarios, que entre ellos mismos se han asesinado para fabricar mártires útiles para su propaganda y que todavía sueñan con implantar la “dictadura del proletariado” por cualquier medio a su alcance.

Yo soy un ciudadano guatemalteco orgulloso, que dice lo que piensa sin temor, que lucha cada día porque en nuestra Patria tengamos una verdadera República, ese sistema de pesos y contrapesos que divide el poder y que garantiza la Vida, la Libertad y la Propiedad de cada individuo.

Hoy veo con mucha decepción como personas que creía honorables, leales, con ideología definida, gente con la que he luchado hombro con hombro para que se haga justicia contra los comandantes terroristas así como se juzga a militares que siguen en prisión, de la noche a la mañana y luego de un viaje a Panamá con todo pagado, cambian de discurso y se alejan de los ideales con los que iniciamos esta lucha para tratar junto con esos criminales, de tomar el poder e instaurar una dictadura híbrida marxistoide.

Mi único objetivo es hacer un balance de Justicia, y exigir que así como los terroristas no respetaron las amnistías y se iniciaron procesos contra militares, también a ellos se les juzgue por igual, empezando por los comandantes de la ORPA, EGP, PGT y la que tratan de resucitar con la excusa de “refundar el Estado”, las FAR. Lamentablemente hoy vemos que algunos militares y otros malos guatemaltecos se agrupan junto con criminales asesinos, olvidando instantáneamente -con intereses muy cuestionables- lo que hicieron, lo que destruyeron, las bombas que colocaron. De repente quieren darle validez a unos espurios e ilegítimos “acuerdos de paz”, rechazados por los ciudadanos en Consulta Popular y firmados con seudónimos por los terroristas. Considero que si bien el dinero sucio de un expresidente golpista y prófugo ha comprado voluntades de algunos pocos, para tratar de socavar las bases de nuestra incipiente República proponiendo suprimir el Congreso y, entre otras cosas, convertir a nuestro glorioso Ejército en una pantomima de “guardia civil”, otros tenemos dignidad, lealtad, honor y amor por esta hermosa Patria.
AMNISTÍA PARA TODOS, O ENTONCES PARA NADIE. Esta es la consigna.
Rechazo y desprecio a los que tratan de usar el dolor y desesperanza de las familias de los militares dignos detenidos para lograr acceder el poder, argumentando que “sólo con la refundación cesarán los juicios contra nuestros soldados”, ESO ES MENTIRA, los terroristas no tienen palabra, no conocen la lealtad ni el honor. Esto no para hasta que tengamos Justicia imparcial, o el perdón y reconciliación que tanto anhelamos.
Mientras haya dinero de por medio, ya sea proveniente de Panamá o producto de nuestros impuestos para pagar resarcimientos, no habrá Paz, no pequemos de ingenuidad. No podemos rendirnos ahora,  sino tener el valor para seguir firmes ante la adversidad, hasta conseguir Justicia, Paz y Estado de Derecho.
YO NO PACTO CON TERRORISTAS, NI CON TRAIDORES