El “dedazo” de Thelma Aldana

aldana

Por José Daniel Rodríguez

Hace algunos días la actual fiscal general Thelma Aldana se apresuró a designar a su sucesora en caso que ella ya no pueda seguir ejerciendo el cargo, ya que su período vence en mayo del presente año. Lo que llama la atención es que se trata de la licenciada Wendy Ordóñez, encargada de la Unidad de Métodos Especiales y esposa del ministro de Gobernación Francisco Rivas, quien también ya anunció que buscará ser nombrado Jefe del Ministerio Público.

A simple vista este parecería un caso más de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias, abuso de autoridad y violación clara a la Constitución y a la Ley Orgánica del MP, pero va mucho más allá de las apariencias…

La designación “a dedo” de la fiscal Aldana, busca garantizar que alguien de su entera confianza quede al mando de la institución encargada de la investigación y persecución penal, pero no para cumplir con el mandato de la institución, sino todo lo contrario. Lo que realmente le preocupa a la fiscal general, según mi análisis, es que alguien no afín al #PactoDeTerroristas que ella y Velásquez lideran como símbolos de lucha, se dé cuenta de la situación actual de esa entidad, sobre todo en temas financieros y de ejecución presupuestaria; tampoco quieren que se haga pública la forma en la cual los procesos se están desarrollando ya que saben que están basados en suposiciones y testimonios muy cuestionables de criminales que a través de convertirse en “colaboradores eficaces” dicen lo que se les pide, no lo que les consta.

Hablemos de un caso hipotético, pero altamente probable: ¿Qué pasa si en la terna electa por las comisiones de postulación no entra ninguno de los subordinados de Velásquez, como Francisco Sandoval, el mismo ministro Rivas o el juez Gálvez, sino que se da la sorpresa que sean seleccionados Rivera Clavería o Fernando Linares Beltranena? Sencillo, entrampan la selección final del presidente con cientos de amparos que podrían tardar años en resolverse; mientras tanto, la “ungida” de Aldana seguiría dirigiendo el MP y asegurando impunidad total para los “camaradas revolucionarios”.

Thelma Aldana no sólo violó la Constitución con esta designación, sino también la Ley Orgánica del MP que explica claramente a quién le corresponde sustituir al fiscal general en caso que no pueda ejercer sus funciones. Lo anterior está establecido en el artículo 15, el cual estipula que la persona que sustituya al jefe del Ministerio Público deberá ser fiscal regional, de distrito o sección y ser el de mayor antigüedad en el puesto. La esposa del ministro de gobernación no dirige ninguna fiscalía, sino una unidad administrativa; tampoco es la de mayor antigüedad, por lo que no puede ser designada como sucesora y ese abuso de autoridad de la actual fiscal podría ser constitutivo de varios delitos, por los cuales deberá responder penalmente al momento de perder el privilegio de antejuicio y que asuma un funcionario objetivo e independiente, ya que por ahora el Sistema de Justicia completo está cooptado y seguramente le favorecerá el manto de impunidad que la ha protegido hasta ahora.

Pero no sólo existe este caso, también el jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, Francisco Sandoval, fue nombrado ilegalmente ya que según la ley vigente en ese entonces, para dirigir una fiscalía se debía tener 35 años de edad cumplidos y él solamente tenía 33 en 2,015 cuando fue nombrado. Si a esto le sumamos el caso de la Secretaria General del MP, Mayra Véliz, denunciada penalmente por facilitar el ingreso de posibles terroristas islámicos a nuestro país, y las serias acusaciones de corrupción, alteración de evidencia y robos durante los operativos que el MP realiza por parte del exauxiliar fiscal Victor Leonel Orellana, nos hace saber que los abusos y acciones ilegales de Thelma Aldana que ya conocemos, solamente son la punta del iceberg, y seguramente hay mucho más que los cooptadores del Estado no quieren que se descubra.

Por esto y por muchas razones más, el proceso de selección del nuevo fiscal general y jefe del Ministerio Público debe involucrarnos a todos los ciudadanos. Guatemala necesita para este puesto a alguien no sólo capaz, con experiencia y conocimientos sobresalientes, carácter, liderazgo, sino tal vez más importante, se requiere a alguien independiente e imparcial para rescatar el Sistema Judicial y que deje de ser usado como arma ideológica de venganza y para anular a enemigos políticos.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s