#DespiertaGuatemala

Guatemala

José Daniel  Rodríguez
Hoy escribo este artículo con el único objetivo de invitarlos a reflexionar, a ser críticos y no caer en estrategias de marketing que tratan de engañar a los ciudadanos con una falsa “lucha contra la corrupción e impunidad”. Quiero exhortarlos a evaluar evidencia y que comprendan los verdaderos objetivos de grupos paralelos que lo que intentan es llegar al poder por la vía no democrática, sin importarles la grave crisis política e institucional por la que atraviesa nuestro país.
En Guatemala rige el sistema republicano democrático de gobierno, esto está establecido desde la misma Constitución para garantizar que existan pesos y contrapesos en el ejercicio de la autoridad que los ciudadanos delegamos por mandato a los funcionarios públicos.
En pocas palabras esto significa que nadie tiene poder absoluto, nadie -ni siquiera la Corte de Constitucionalidad-, sino por el contrario, éste se divide en tres organismos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, los cuales gozan de total independencia entre sí, es estrictamente prohibida la subordinación entre los mismos. Además, este sistema garantiza que los ciudadanos podamos elegir libremente nuestras autoridades cada cierto período, y por ello éstas gozan de legitimidad y representatividad.
En los últimos años hemos visto como una comisión extranjera que supuestamente venía a asesorar al Ministerio Público para investigar y desmantelar cuerpos paralelos clandestinos de seguridad, ha violado reiteradamente el mandato que se le otorgó, la Convención de Viena y la Constitución Política de la República de Guatemala constituyéndose como un poder paralelo absoluto, incluso por encima de los tres poderes del estado, interfiriendo en temas como selección de funcionarios públicos, procesos electorales, reformas de la constitución o que se incrementan los impuestos.
Por otro lado también veo con mucha preocupación que la Corte de Constitucionalidad esta implantando una peligrosa dictadura judicial, en la que interfiere directamente en las funciones del Organismo Ejecutivo al no permitir que maneje la política exterior del país, en el Organismo Legislativo al entrometerse en los procesos internos para elegir a una junta directiva y además, el colmo, prohibirle que legisle y que trate cualquier tema que limite el poder de la CICIG, contraviniendo la división del poder y las atribuciones específicas que la Constitución le asigna a este alto organismo del Estado.
Debemos de comprender que no basta con hacer acusaciones y linchamientos mediáticos en la televisión, las denuncias deben sustentarse con evidencia, respetar el debido proceso y garantías constitucionales como la presunción de inocencia y el derecho de defensa, para lograr condenas en tribunales imparciales. Cuando la justicia se aplica de forma parcial y sesgada ideológicamente, de ninguna manera puede llamarse justicia.
Evaluemos la gestión de CICIG en los 10 años que tiene en nuestro país de una forma objetiva. Ha destruido la vida de personas, como los hermanos Valdés Paiz por ejemplo, recurriendo incluso a métodos ilegales como soborno de testigos. Hasta el momento mucho show en los medios de comunicación serviles, pero condenas en tribunales prácticamente nada, ni una relevante.
Para ponerle la guinda al pastel de impunidad y justicia selectiva, hay casos de evidente corrupción como por ejemplo el Transurbano, el Consejo de Cohesión Social, las visas para posibles terroristas musulmanes de Mayra Véliz, la compra ilegal de un edificio de 35 millones de quetzales por parte de la fiscal Thelma Aldana, la estafa con víctimas falsas por parte de Mario Polanco. ¿Han visto alguna investigación en torno a estos casos? ¿Por qué a unos, los amigos y aliados ideológicos, se les protege y a otros se les ataca usando el Sistema de Justicia como arma?  la respuesta a las dos preguntas anteriores es simple, aunque hay investigaciones en estos casos, éstas se encuentra en el fondo de alguna gaveta del M P, ya que la justicia de ninguna manera es imparcial sino selectiva dependiendo de la persona.
Nos están en caminando hacia una concentración del poder en un organismo paralelo extranjero, con funcionarios nombrados a dedo y que se aferran al poder para debilitar instituciones y cooptar el sistema de justicia. Tomemos en cuenta que la Libertad, el Estado de Derecho, la Paz y el sistema republicano mismo, están en grave peligro ante la arremetida de grupos que ansían llegar al poder, arrebatarlo mejor dicho, ya que éste les ha sido negado reiteradamente en elecciones libres por parte de los ciudadanos.
Para finalizar quiero dejarles esta reflexión de Cicerón, para motivarlos a ser realmente ciudadanos de Guatemala y no seguir permitiendo los abusos de ningún funcionario, entidad nacional o extranjera que se cree superior a la Ley:
 “El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su Patria a un poder que que pretende hacerse superior a las leyes”

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s