La trampa de las reformas constitucionales

en-las-manos

Hace algunos meses inició un publicitado “diálogo nacional” que pretende reformar la Constitución Política de la República de Guatemala con enfoque en el sector Justicia. Esta iniciativa contempla consolidar un estado racista; que siga ajusticiando militares para pedir resarcimientos –pero también para proteger guerrilleros y garantizarles la impunidad que han tenido hasta ahora-; que además blinde alargando períodos a jueces y magistrados afines a las ONG´s que abusivamente se autonombran “sociedad civil”, sin tener absolutamente ninguna legitimidad ni representatividad. Esta es la cruda realidad que se esconde tras la iniciativa que presentó este colectivo de muy cuestionable reputación, pero que cuenta con el respaldo y la fuerza de presión de embajadas y organizaciones extranjeras, que ya han violado reiteradamente durante varios años la Convención de Viena con respecto a la no interferencia en asuntos internos y de institucionalidad del Estado anfitrión.

Ahora bien, es necesario aclarar algo: ¿Nuestra Constitución necesita reformas? Definitivamente sí, pero no para “legalizar” el racismo como establece la propuesta de la “sociedad civil” que divide a los guatemaltecos de acuerdo a su etnia, y que pretende aplicar una “justicia” distinta si se es mestizo o indígena. Este tema es abiertamente inconstitucional y muy peligroso porque sembraría las bases de una escalada de conflictividad mayor, incrementaría ese odio de clase y racial; por este motivo me enfocaré en el análisis exclusivamente jurídico de la iniciativa específica mencionada, ya que viola el artículo 4 constitucional que contiene el Principio de Igualdad fundamento de nuestro incipiente Estado de Derecho, el cual literalmente en la parte medular estipula:

“Artículo 4.- Libertad e igualdad. En Guatemala todos los seres humanos son libres e iguales en dignidad y derechos. El hombre y la mujer, cualquiera que sea su estado civil, tienen iguales oportunidades y responsabilidades. (…)”

Además, esta aberración jurídica viola otros artículos constitucionales relacionados con la competencia de tribunales, prisión y especialmente otro principio que debemos defender, la Presunción de Inocencia, los cuales cito textualmente a continuación:

“Artículo 6.- Detención legal. Ninguna persona puede ser detenida o presa, sino por causa de delito o falta y en virtud de orden librada con apego a la ley por autoridad judicial competente. Se exceptúan los casos de flagrante delito o falta. Los detenidos deberán ser puestos a disposición de la autoridad judicial competente en un plazo que no exceda de seis horas, y no podrán quedar sujetos a ninguna otra autoridad (…)

Artículo 8.- Derechos del detenido. Todo detenido deberá ser informado inmediatamente de sus derechos en forma que le sean comprensibles, especialmente que puede proveerse de un defensor, el cual podrá estar presente en todas las diligencias policiales y judiciales. El detenido no podrá ser obligado a declarar sino ante autoridad judicial competente.

Artículo 9.- Interrogatorio a detenido o presos. Las autoridades judiciales son las únicas competentes para interrogar a los detenidos o presos. Esta diligencia deberá practicarse dentro de un plazo que no exceda de veinticuatro horas. El interrogatorio extrajudicial carece de valor probatorio.

Artículo 12.- Derecho de defensa. La defensa de la persona y sus derechos son inviolables. Nadie podrá ser condenado, ni privado de sus derechos, sin haber sido citado, oído y vencido en proceso legal ante juez o tribunal competente y preestablecido. Ninguna persona puede ser juzgada por Tribunales Especiales o secretos, ni por procedimientos que no estén preestablecidos legalmente.

Artículo 14.- Presunción de inocencia y publicidad del proceso. Toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada. (…)”

Para finalizar y demostrar la doble moral de estos grupúsculos que se autodenominan “sociedad civil” y que lucran de los DDH, esta iniciativa de “justicia indígena”, también viola tratados internacionales que paradójicamente protegen los DDHH que tanto cacarean:

Guatemala se adhirió a la Convención de la ONU contra la Tortura, otros tratos y penas crueles, inhumanas o degradantes desde 1,990, y quedó esto plasmado en el decreto 40-2010.

¿Han visto ustedes la forma en que los indígenas “penalizan” a los que consideran que han delinquido? Basta un señalamiento para ser de una vez condenado y sentenciado (incluso a muerte rociándole gasolina y lanzándole un fósforo encendido). Si eso no es tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, entonces no se qué lo sea. Pero ahí está Alberto Brunori, de OACNUDH presionando para que se “legalice” esta justicia paralela que pisotea esos Derechos Humanos que dicen defender.

Mi postura es clara y luego de realizar este análisis constitucional, le pido amigo lector, si está de acuerdo, que se exprese en redes sociales utilizando el hashtag #ReformasConstitucionalesNO. Hagamos valer nuestros derechos y defendamos la Constitución de Guatemala.

 

Advertisements

Lo que no mata, fortalece

jung
“No te angusties, resurgirás como el águila y esta vez nadie podrá detenerte” me dijo alguien hace algunas semanas.
Hace exactamente dos meses me sucedieron cosas que nunca me imaginé. Fui traicionado por mi propia familia por intereses económicos mezquinos, también traicionado por quienes consideré amigos; personas a las que les di mi mayor esfuerzo y a quienes defendí aún poniendo en peligro mi vida me dieron la espalda cuando me vi en problemas; fui acusado y sentenciado en redes sociales por algo horrible que que no hice. Fui difamado y desprestigiado sin misericordia INJUSTAMENTE. Toqué puertas y me las cerraron en la cara, me dieron la espalda varias veces. Perdí a mi madre, sin tan siquiera poder despedirme y eso si no dejará de dolerme jamás…
Pero también debo decir -y estoy muy feliz por ello-, que he conocido quiénes realmente me aprecian, quienes me tendieron la mano justo cuando más lo necesité y sin esperar nada a cambio. No voy a mencionar nombres en esta publicación, pero muchas veces de quien más uno espera, es quien más decepciona; pero, por el contrario, de quienes menos uno espera es quien realmente se comporta como un verdadero hermano, como la familia que ya no tengo.
Como habrán notado, he iniciado ya varios proyectos de comunicación, y aunque mi idea era alejarme de política para dejar de exponerme tanto, debo reconocer que es difícil ya que me he dado a conocer sin buscarlo -y probablemente sin merecerlo- porque algunos consideran que tengo conocimientos y habilidades poco comunes, por lo que me han invitado a participar y solicitado nuevamente servicios como asesor, como analista, a lo que decidí aceptar. Por otro lado, escribir será mi pasión toda la vida y no dejaré de hacerlo nunca, por eso les comparto este agradecimiento con toda humildad.
Cada pieza va encajando en el lugar que debe estar, amo a este hermoso país, lucho para que todos tengamos Libertad, Paz y Justicia, para consolidar el sistema republicano de gobierno y construir juntos un verdadero Estado de Derecho. Hoy he decidido volver a esta batalla de las ideas, más fuerte que nunca, para decir lo que usted tal vez quiere y no se atreve o no puede decir.
Guatemala está en peligro, bajo acecho, y no podemos bajar la guardia.
NO ME CALLO, NO ME ASUSTO Y NO ME RINDO

Colombia es hoy un ejemplo que Guatemala puede seguir en busca de la Paz

consulta-gana-no

¿Está usted de acuerdo con declarar nulos y lesivos para el Estado los Acuerdos de Paz firmados por la guerrilla y el gobierno en 1,996; y derogar todas las leyes conexas, exigir el reembolso inmediato de los resarcimientos pagados para ser usados en beneficio de los guatemaltecos? ¿Sí o No?

Por José Daniel Rodríguez

Los ciudadanos colombianos le dieron la espalda a los acuerdos de paz negociados en Cuba entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla narcoterrorista de las FARC, bajo la tutela y directrices del actual dictador Raúl Castro quien se aseguró que fueran a todas luces beneficiosos para los subversivos.

Los resultados del plebiscito desarrollado el pasado 2 de octubre no sólo le quitan de tajo la legitimidad a las concesiones tan generosas –por decirlo de alguna manera- otorgadas a los terroristas, sino que obligan a revisar todo el proceso para generar unos nuevos acuerdos en los que se sienten las bases de una verdadera paz firme y duradera.

Aunque hoy los militantes guerrilleros y sus simpatizantes nacionales y extranjeros, se pretenden hacer pasar como “víctimas” del “malvado” ejército colombiano que los combatió de acuerdo a su mandato constitucional, debemos tener claro que para nada son lo que quieren aparentar. Ellos mismos –al igual que en Guatemala y en otros países- provocaron ese conflicto armado de casi medio siglo en un esfuerzo por tomar el poder por la fuerza e imponer un sistema totalitario marxista. Votar NO, significa que los ciudadanos no aceptan esas negociaciones, ni mucho menos garantizarles impunidad a los militantes de las FARC; significa también que están de acuerdo con la Paz, pero no de la forma como pretenden algunos, porque al igual que en Guatemala, sólo será la semilla de una nueva forma de conflicto ideológico enmarcado en las estrategias de la guerra de 4ª. Generación, es decir, llevarlo al plano político/jurídico para vengarse, para generar más odio y división entre hermanos.

Hace un par de años, el expresidente Álvaro Uribe publicó un tweet que causó escozor en los sectores más retrógrados de la izquierda radical en nuestro país: “Miren lo que está sufriendo Guatemala por una Paz mal hecha”. A algunos analistas, periodistas e “intelectuales” que aún tienen los sueños de dictadura del proletariado en sus mentes, no les gustó para nada ese comentario porque significa reevaluar las negociaciones que derivaron en unos acuerdos que hoy tienen a nuestro país sumido en una creciente conflictividad, alentada por la impunidad de la que gozan organizaciones que sólo cambiaron las banderas del EGP, PGT, ORPA y FAR, por las de “defensores” de DDHH, indigenistas, feministas o ecologistas. Pero peor aún, al ser permanentemente rechazados electoralmente por los ciudadanos –jamás han superado un miserable 3% de respaldo- estos grupúsculos recurrieron a otras estrategias para asaltar el poder, copando, gracias a presiones y financiamiento multimillonario extranjero manchado de sangre y muerte, los 3 organismos del Estado, con mayor énfasis en el Judicial porque ese ése el que les genera las posibilidades de seguir enriqueciéndose sin trabajar, producto de juicios amañados con testigos falsos, peritos sin licencia, jueces parciales y violaciones constitucionales. ¿Así, qué militar puede defenderse de los oenegeros y sus verdugos? Lo que buscan, además de dinero, es vengarse del Ejército que los combatió de frente, con honor, no como los terroristas que atacaban por la espalda y luego salían corriendo a esconderse tras mujeres, ancianos y niños a quienes usaban como escudo.

El expresidente Uribe tiene razón, la paz en Guatemala fue “mal hecha”, no debió darse concesiones a criminales, asesinos, secuestradores, extorsionistas y terroristas, porque las Fuerzas Armadas tenían el respaldo de la Constitución Política de la República de Guatemala y de los ciudadanos. Debió simplemente exigirles la rendición incondicional o atenerse a las consecuencias por atentar contra el Estado y las libertades individuales de los guatemaltecos.

Luego de analizar todo este contexto, en el que Colombia hoy le da una lección a Guatemala, propongo, haciendo uso del derecho de petición del que gozamos los ciudadanos, declarar nulos esos Acuerdos de Paz -que ya fueron rechazados anteriormente por los guatemaltecos en 1,999-, derogar todas las leyes relacionadas, revisar sentencias contra militares y que sean devueltos de inmediato los resarcimientos pagados en juicios fraudulentos.

Así, se juzgaría a los terroristas por sus crímenes y se acabaría la impunidad y poder del que gozan actualmente. ¿Está usted de acuerdo con esta propuesta?

(Imagen de portada Prensa Libre, 17 de mayo de 1,999)

Presunción de inocencia y debido proceso

justicia-ciega

 

“Toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada.” Artículo 14, Constitución Política de la República de Guatemala

Por José Daniel Rodríguez

Hoy escribo este artículo porque veo con mucha preocupación que ya se ha vuelto costumbre ACUSAR –muchas veces con argumentos no sólo falsos sino ridículos-, JUZGAR –sumariamente y sin respetar ninguna garantía constitucional- y SENTENCIAR –usando perfiles falsos o seudónimos en redes sociales- a ciudadanos sin que puedan tan siquiera defenderse, ni ser escuchados, ni que se evalúen los verdaderos motivos de estas acciones de descrédito que podrían estar más bien influenciados por razones económicas o por intereses ideológicos de callar a quien no ha querido hacerlo luego de amenazas directas.

Estamos aún muy lejos de construir un verdadero Estado de Derecho que se base en el Principio de Igualdad, que haga valer las garantías y el Debido Proceso establecidos en la Constitución. Pesan más los chismes, “las bolas” y las mentiras, que la objetividad.

Otro tema digno de consideración es que la Ley se aplica con nombres y apellidos, de acuerdo a la etnia a la que pertenece el “acusado”, o según su sexo. Seamos realistas, la imagen que tenemos de la Dama de la Justicia -tal como la que ilustra esta publicación, parcial e inclinada hacia la izquierda- de ojos vendados y una balanza en su mano, es sólo un anhelo porque en Guatemala no ser marxista, automáticamente es causa para ser catalogado como “fascista”, de extrema derecha y por lo tanto carente de cualquier derecho real; significa ya estar condenado en cualquier tribunal o medio de comunicación, aunque no existan pruebas fehacientes o hayan sido “fabricadas” ad hoc con propósitos perversos. Por el contrario, ser abiertamente socialista/comunista significa gozar de impunidad total e incluso ser acreedor de jugosos resarcimientos pagados por los tributarios… ¿A eso quieren darle el nombre de “justicia”? Más parecen los “tribunales revolucionarios” del Che Guevara en La Cabaña, no nos engañemos.

Lo que también debe mencionarse y que muchas veces se esconde maliciosamente, es que todos estos delitos contra el honor de una persona tienen consecuencias que claramente se estipulan en el Código Penal:

Artículo 159. “Calumnia. Es calumnia la falsa imputación de un delito de los que dan lugar a procedimiento de oficio.

El responsable de calumnia será sancionado con prisión de cuatro meses a dos años y multa de cincuenta a doscientos quetzales.”

Artículo 161. “Injuria. Es injuria toda expresión o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona. El responsable de injuria será sancionado con prisión de dos meses a un año.”

Artículo 164. “Difamación. Hay delito de difamación, cuando las Imputaciones constitutivas de calumnia o injuria se hicieren en forma o por medios de divulgación que pueda provocar odio o descrédito, o que menoscaben el honor, la dignidad o el decoro del ofendido, ante la sociedad.

Al responsable de difamación se le sancionara con prisión de dos a cinco años.”

¿Cómo puede entonces restituirse los daños causados a una persona que ha sido víctima de estos ataques, si los responsables están plenamente identificados? Pues la misma Ley contempla que se debe pagar daños y perjuicios causados en su patrimonio, en la pérdida de su trabajo, en el desprestigio, en ser despojado de sus bienes y derechos. Eso es lo justo, lo que las mismas instituciones deberían exigir, pero lamentablemente es sólo otro anhelo porque si vemos la realidad, muchos acusados falsamente se han visto obligados –contra toda lógica jurídica- a demostrar su inocencia o morir en “prisión preventiva” luchando por ello, para luego darse cuenta los sicarios mediáticos y judiciales que no había evidencia de culpabilidad alguna, sin que haya una disculpa posterior que se difunda masivamente como se hizo con las acusaciones difamatorias.

Hoy regreso con más compromiso de luchar por la Libertad, por la Justicia, y con la convicción de representar la voz miles de ciudadanos que no pueden expresarse, el que dice lo que otros no quieren o tienen miedo de decir. La lucha sigue hasta el final.

 

 

 

Yo no pacto con terroristas ni con traidores

ANTICOMUNISTA

En este artículo fijo mi postura en relación con la propuesta de “refundar” el Estado y de “resucitar” a las FAR

Recientemente un grupo de militares sin ninguna representatividad y terroristas como alias “Pablo Monsanto” y alias “César Montes”, viajaron a Panamá para reunirse con el expresidente golpista y prófugo de la Justicia guatemalteca Jorge Serrano Elías. El objetivo era consolidar una alianza para generar una iniciativa para, entre otras cosas, disolver el Congreso y convertir al Ejército en una “Guardia Civil”.

Luego de explicar a grandes rasgos el contexto y el motivo de escribir este artículo, quiero comentar para los que no me conocen, un poco de mi trayectoria, folosofía y por qué estoy abiertamente en contra de este movimiento subversivo.

En 2,011 inicié solo un proyecto para informar a los guatemaltecos publicando en mi perfil personal de Facebook, lo llamé La Otra Memoria Histórica porque  el objetivo era demostrar con evidencia la falsedad y el sesgo de los “informes” que se inventó la guerrilla con respecto al Conflicto Armado en Guatemala, los que publicaron y difundieron profusamente la ODHAG y la CEH. Lo hice no por buscar protagonismo, sino por simple Justicia, porque provengo de una familia de 3 generaciones de militares honorables, patriotas, héroes históricos que defendieron con valentía la Libertad y la soberanía de nuestro país del ataque de organizaciones terroristas que pretendían, mediante la muerte y la destrucción, imponer una dictadura totalitaria marxista. Debemos tener claro que la firma de los “acuerdos de paz” sólo fue una transición a una nueva etapa del conflicto, una hacia la política y la toma de instituciones con la ayuda de presión extranjera y es en esta coyuntura en la que nos encontramos actualmente.

Desde ese ya lejano 2,011, me he dedicado con mis propios recursos económicos y medios a mostrar las atrocidades cometidas por la guerrilla y que muchos desconocen, corrigiendo esos datos falsos en los que ONG´s que lucran de los resarcimientos pretenden hacer creer que los terroristas “eran jóvenes idealistas, que tenían pelo largo, usaban playera con la efigie del Ché y que tarareaban canciones de los Guaraguau; reprimidos por el malvado Ejército sólo porque no estaban de acuerdo con el gobierno y la injusticia social”. Si pues… los que vivimos esa etapa negra de la historia de Guatemala, sabemos perfectamente que las organizaciones subversivas están integradas por asesinos despiadados, que -aún hoy día- cometen acciones de sabotaje para destruir infraestructura, que jamás dudaron en usar a mujeres y niños como escudo, que se financian a través de extorsión disfrazado de “impuesto de guerra”, que han secuestrado a ancianas para pedir rescates millonarios, que entre ellos mismos se han asesinado para fabricar mártires útiles para su propaganda y que todavía sueñan con implantar la “dictadura del proletariado” por cualquier medio a su alcance.

Yo soy un ciudadano guatemalteco orgulloso, que dice lo que piensa sin temor, que lucha cada día porque en nuestra Patria tengamos una verdadera República, ese sistema de pesos y contrapesos que divide el poder y que garantiza la Vida, la Libertad y la Propiedad de cada individuo.

Hoy veo con mucha decepción como personas que creía honorables, leales, con ideología definida, gente con la que he luchado hombro con hombro para que se haga justicia contra los comandantes terroristas así como se juzga a militares que siguen en prisión, de la noche a la mañana y luego de un viaje a Panamá con todo pagado, cambian de discurso y se alejan de los ideales con los que iniciamos esta lucha para tratar junto con esos criminales, de tomar el poder e instaurar una dictadura híbrida marxistoide.

Mi único objetivo es hacer un balance de Justicia, y exigir que así como los terroristas no respetaron las amnistías y se iniciaron procesos contra militares, también a ellos se les juzgue por igual, empezando por los comandantes de la ORPA, EGP, PGT y la que tratan de resucitar con la excusa de “refundar el Estado”, las FAR. Lamentablemente hoy vemos que algunos militares y otros malos guatemaltecos se agrupan junto con criminales asesinos, olvidando instantáneamente -con intereses muy cuestionables- lo que hicieron, lo que destruyeron, las bombas que colocaron. De repente quieren darle validez a unos espurios e ilegítimos “acuerdos de paz”, rechazados por los ciudadanos en Consulta Popular y firmados con seudónimos por los terroristas. Considero que si bien el dinero sucio de un expresidente golpista y prófugo ha comprado voluntades de algunos pocos, para tratar de socavar las bases de nuestra incipiente República proponiendo suprimir el Congreso y, entre otras cosas, convertir a nuestro glorioso Ejército en una pantomima de “guardia civil”, otros tenemos dignidad, lealtad, honor y amor por esta hermosa Patria.
AMNISTÍA PARA TODOS, O ENTONCES PARA NADIE. Esta es la consigna.
Rechazo y desprecio a los que tratan de usar el dolor y desesperanza de las familias de los militares dignos detenidos para lograr acceder el poder, argumentando que “sólo con la refundación cesarán los juicios contra nuestros soldados”, ESO ES MENTIRA, los terroristas no tienen palabra, no conocen la lealtad ni el honor. Esto no para hasta que tengamos Justicia imparcial, o el perdón y reconciliación que tanto anhelamos.
Mientras haya dinero de por medio, ya sea proveniente de Panamá o producto de nuestros impuestos para pagar resarcimientos, no habrá Paz, no pequemos de ingenuidad. No podemos rendirnos ahora,  sino tener el valor para seguir firmes ante la adversidad, hasta conseguir Justicia, Paz y Estado de Derecho.
YO NO PACTO CON TERRORISTAS, NI CON TRAIDORES

SEÑOR EMBAJADOR TODD ROBINSON: USTED NO NOS ES GRATO

images-cms-image-000008778

Pluma invitada Dr. Armando de la Torre

“Creo sinceramente por mi experiencia de todos los días hablar en nombre de millones de personas decentes, de dentro y de fuera de Guatemala, al escribir estas líneas, que desde hace más de un año he tenido la intención de dirigirle.

Lo juzgo por sus actos, no por sus supuestas intenciones a las que también tendría todo derecho a aludir: prepotente, indiscreto, abusivo y al margen inexcusable de la violación de las normas más elementales de Derecho Internacional Público, contenidas en la Convención de Viena (especialmente los artículos 9 y 41), durante su ejercicio de su misión diplomática.

Por otra parte, sé que usted solo es un mero ejecutor de instrucciones que le llegan desde Washington, D.C. de sus superiores jerárquicos, el Presidente Barack Obama y de sus sucesivos Secretarios de Estado Hillary Clinton y John Kerry.

Pero casi al igual que su antecesor en el cargo, Arnold Chacón, de quien dije públicamente que me avergonzaba por partida doble, en cuanto ciudadano norteamericano y en cuanto de origen cubano, lo ha hecho en forma inconciliable y aun contraria a su investidura de Embajador y Ministro plenipotenciario.

Usted, y sus superiores jerárquicos inmediatos, se han mostrado del todo irrespetuosos hacia la dignidad soberana de los guatemaltecos, y aun de la justicia a secas, en desacuerdo, a veces, con el más mínimo decoro en las relaciones a esperar entre nuestros dos pueblos. No puedo olvidar la imagen de un Presidente, por nefasto que hubiere sido, en la Cámara Americana de Comercio, de pie junto a un elevado pódium desde donde usted impartía sus recomendaciones a los asistentes. Es más, lo creo un subvertor inconsciente del principio de la Rule of Law entre nosotros, que aquí conocemos con los términos de “Estado de Derecho”.

Usted, y su inmediato antecesor Chacón, se han mostrado demasiado arrogantes, insensibles y hasta descorteces hacia las autoridades nacionales, ante las que han sido acreditados, haciéndose presentes en juicios de alto impacto político sobre todo cuando se ha tratado de posibles inculpados en uniforme militar.

De esa manera, usted y Arnold Chacón, de infame memoria, han minado así irresponsablemente el entramado de la justicia penal en Guatemala, con sus reiteradas  apariciones intimidatorias para jueces y defensores en esos casos.

Y hasta por un gesto demagógico de su parte al mezclarse físicamente en persona entre manifestantes locales que protestaban ante el Congreso de la República de Guatemala. No somos un “Estado libre asociado” Mr. Robinson…

Usted, y Arnold Chacón, no se han constituido en factores positivos para la construcción de un Estado de Derecho en Guatemala. Usted, al igual que Chacón, han parecido responder, aquí y en Washington, a intereses espurios de políticos de aquí y de allá que han preferido valerse de ustedes dos para llevar adelante sus campañas intimidatorias y venales contra las legítimas autoridades guatemaltecas, derivados de prejuicios ideológicos que poco o nada tienen que ver con la solución de los problemas reales de este país.

Usted ha sido repetidas veces el referente en el aliento inmoral e ilegítimo a los violadores sistemáticos del orden interno y constitucional de Guatemala, como el CUC y otros facciosos, para acciones reñidas con la ley que serían intolerables, de ser hecha públicas, para la sensibilidad jurídica del pueblo que usted aquí representa.

Ya Arnold Chacón debió haber sido declarado “persona non grata” en este suelo antes que usted, cuando se valía del recurso de publicar solamente en castellano declaraciones lesivas a la verdad, sin acompañarlas de la debida traducción al idioma inglés, a fin de que nuestros compatriotas de habla inglesa nada supieran de ellas.

No me consta que usted haya recurrido a tan miserable maniobra publicitaria, pero sí a la ignorancia generalizada en los Estados Unidos sobre todo lo que acaece en esta, a sus ojos, “república bananera”.

Quiero reafirmar que nos hiere profundamente a los que aquí residimos la ofensiva incesante por parte de la administración del Presidente Obama contra todos los hombres y mujeres en uniforme de las fuerzas armadas guatemaltecas, siempre bajo sospecha del Departamento de Estado actual, con olvido que sus dirigentes fueron entrenados por nosotros en la Escuela de las Américas, SITA en Panamá.

Una de sus más bochornosas ocurrencias lo ha sido la payasada de un pseudo proceso por un genocidio, que nunca tuvo lugar en Guatemala, en contra del General Efraín Ríos Montt. Genocidio, sea dicho de paso, que muy lamentablemente sí se dio entre nosotros, a todo lo largo del siglo XIX, en perjuicio de las comunidades indígenas nativas de América del Norte, al tiempo que todavía se justificaba entre nosotros que el valor electoral de un afroamericano esclavo era dos tercios del de un ciudadano libre blanco. Y así los retuvimos esclavizado, es decir, sin ningún derecho civil ni humano inalienable, hasta la promulgación de la decimotercera Enmienda Constitucional en 1865. Y aun entonces, los libertos a partir de esa fecha, todavía permitimos que fueran aterrorizados por los Red Necks del Kukuxklán, en los Estados del sur, hasta bien entrado el siglo veinte. Y no terminamos por reconocerles la absoluta igualdad, con los blancos, de sus derechos civiles hasta la Reforma de 1965.

Y a este respecto, tampoco ha escapado a la atención de los guatemaltecos sensatos la distinción honorífica simultáneamente otorgada por el Departamento de Estado, y entregado por manos de la primera dama, Michelle Obama, a la juez Yasmin Barrios, cuyo proceder en aquel juicio violó gravemente nuestro principio del “due process of law”.

Ustedes desde aquí recomiendan a sus superiores en el Departamento de Estado, en Washington D. C., la cancelación de visas de ingreso a la Unión a todos aquellos que a juicio de ustedes mismos puede significar una amenaza a nuestros ciudadanos y a nuestras instituciones, y hacen bien. Pero, en cambio, extienden visas y hasta facilitan el tránsito por nuestro territorio de facinerosos guatemaltecos que han dañado y destruido hidroeléctricas, ha obstaculizado el derecho de todos a la libre locomoción de todos, y han multiplicado sus ataques a la propiedad privada de mineras y de tierras de cultivo, y que han martirizado a inermes campesinos a todo lo largo y ancho del territorio nacional, para que puedan recaudar más fondos en dólares y en euros para sí mismos y sus acciones terroristas.

La CICIG, a cuya presencia aquí siempre me he opuesto por considerarla lacerante de la dignidad de los ciudadanos guatemaltecos, ha sido cooptada a todas luces por las autoridades actuales del Departamento de Estado, en particular, de nuevo, en detrimento de honorables y valientes oficiales de las Fuerzas Armadas que son de mi conocimiento personal. A este respecto, me permito recordarle que los Estados Unidos de América ni siquiera ha suscrito el Estatuto de Roma que dio origen a la creación de la Corte Penal Internacional, lo que sí, por otra parte, ha hecho el Estado de Guatemala.

La razón aducida en su momento por nuestro gobierno para no integrarse a tal Acuerdo fue la posible imputación injustificada de actos genocidas contra autoridades y miembros de nuestras Fuerzas Armadas en Vietnam, Afganistán e Irak. ¿Con qué derecho, entonces, y sobre cuál base moral promueve nuestro Presidente que usted aquí representa, ese caso de Ríos Montt, único en el entero planeta, y contra un nonagenario gravemente enfermo? ¿Qué opinaría  usted si desde aquí las autoridades soberanas de Guatemala promovieran una persecución penal contra el ex-Secretario de Justicia, Erick Holder, por desacato a nuestro Congreso?…

Y todo ello contrasta burdamente con la simultanea política de apaciguamiento del Presidente Obama hacia la infame y sangrienta dictadura de los hermanos Fidel y Raúl Castro, que por primera vez en la historia de nuestro hemisferio ha arrojado oleadas de millones de emigrantes cubanos desesperados hacia los Estados Unidos, el veinticinco por ciento de la población de la isla, cosa también sin precedentes en los quinientos años de la historia de Cuba a la que conozco muy bien. Además, de la renuencia del Presidente Obama a reconocer, siquiera de palabra, la existencia de un extremismo terrorista de corte islámico que ha significado, entre muchos otros países, la muerte de miles de inocentes ciudadanos de nuestro país.

Nuestra patria común, –pues le recuerdo que soy un ciudadano nacido en la ciudad de Nueva York y sin ningún antecedente de índole penal, y mucho menos tributario, en el pleno ejercicio de mis derechos civiles– se halla en agitado proceso pre-electoral, y es mi intención ahora dar a conocer en Washington lo que aquí acaece, sobre todo desde el inicio del segundo periodo del Presidente Obama.

Me permito encima, recordarle la frase de un gran estadista al sur del Rio Grande (o Bravo), Benito Juárez: “Entre las naciones, como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

No nos es grato, señor Embajador.”

 

(Fotografía de dominio público tomada de internet)

“Si ellos no olvidan, nosotros no olvidamos; si ellos no perdonan, nosotros tampoco perdonamos”

 

RMR

Entrevista a Ricardo Méndez-Ruiz Valdés, presidente de la Fundación Contra el Terrorismo.

Por José Daniel Rodríguez

El 9 de enero recién pasado, nos hicimos presentes en la Plaza de la Constitución miles de ciudadanos para manifestar apoyo al Ejército de Guatemala, y exigir respeto al debido proceso en el caso de los militares detenidos por causas que más parecen un gran negocio y cacería de brujas, que legítima búsqueda de Justicia.

Tuve la oportunidad de conversar sobre diversos temas con Ricardo Méndez-Ruiz, presidente de la Fundación Contra el Terrorismo, y a continuación transcribo esta interesante entrevista:

¿Cuáles son las principales demandas que se plantean en la manifestación de hoy?

“En primer lugar, exigir respeto al debido proceso de todos nuestros soldados; en segundo lugar, dejar claro a los ciudadanos que esto no es más que un negocio que la extrema izquierda obtiene a raíz de los resarcimientos que se pagan por supuestas víctimas del Conflicto Armado.”

Con respecto a las capturas que se realizaron recientemente, las sindicaciones son por dos casos, ¿podría comentarnos sobre esto y sobre las supuestas pruebas que tiene el Ministerio Público para fundamentar las acusaciones?

“No existe fundamento sólido para ninguno de los casos. Se ha utilizado a la Fundación de Antropología Forense de Guatemala para llevar a cabo trabajos de peritaje forense, cuando dicha fundación está dirigida por un simpatizante de la guerrilla que ha externado opinión en contra del Ejército. Eso corta de tajo cualquier credibilidad que s ele puedan contener los análisis forenses que realice el señor Peccerelli.”

En el procedimiento de las capturas, ¿se cumplió con los protocolos de Derechos Humanos y los procedimientos establecidos en la Legislación?

“No, definitivamente no, las capturas las dirigió la CICIG. Para comenzar, las dirigió un ente cuyo mandato no incluye acciones relativas al Enfrentamiento Armado Interno, entonces son capturas ilegales. Además se capturó, esto es terrible, se capturó a la esposa de un oficial. Cuando se trató de capturar al general Miranda Trejo, y no se le encontró en su casa, se capturó a su esposa quien todavía está guardando prisión El general Muranda Trejo tenía en la sala de su casa unas armas antiguas de adorno, entonces, aducen ellos que ella cometió el delito de posesión ilegal de armas de fuego. Yo la conozco, es una señora honorable que probablemente jamás haya utilizado en su vida un arma de fuego.”

¿Considera que estas represalias son una amenaza contra otros oficiales para que se entreguen y se sometan a juicio?

“Considero que es una amenaza a todo el sistema, es una amenaza al presidente electo. Están tratando de intimidar a un pueblo entero, están tratando de intimidar al nuevo gobierno, para que se pliegue a los intereses de la extrema izquierda.”

¿Cuál es la situación de los detenidos en este momento?

“Yo estuve con ellos y su situación es precaria, están hacinados, son todos personas mayores de 70 años, hay incluso algunos de ochenta y pico años de edad que no deberían estar ahí.

¿Tiene usted conocimiento si hay auxiliares de la PODH dando seguimiento a estas detenciones, tomando en cuenta que sin personas de la tercera edad que gozan de protección especial?

“No hay ninguno, se habló de que la jueza pidió al INACIF que se revisara a todos, que se llevara a cabo una evaluación médica para constatar el estado de salud de los oficiales, pero no sé si sólo lo solicitó o lo ordenó.”

Con respecto al proceso penal, ¿cuál es ña etapa en la que se encuentra actualmente y cuáles son los recursos presentados por la defensa.

“Esto apenas comienza, el Lic. Moisés Galindo presentó un recurso de incompetencia contra la juez que está conociendo el proceso, porque se violó la Ley  de Reconciliación Nacional que establece que tanto los soldados como los terroristas que sean procesados por un caso relacionado con el Enfrentamiento Armado Interno, primero debe ser sometido el caso a una Sala de Apelaciones que debe evaluar si procede o no la amnistía, e incluso después se podrían capturar. Todas las capturas son ilegales porque se violó la Ley.”

Uno de los querellantes adhesivos es Mario Polanco del GAM. Usted y su Fundación han informado que la credibilidad de dicho activista es cuestionable, al haber sido acusado de estafa por el Programa nacional de Resarcimiento. ¿Podría ampliar un poco sobre esto?

“El señor Mario Polanco en el año 2,011 fue sindicado por el PNR por falsificar documentación correspondiente a 10 supuestas víctimas del Enfrentamiento Armado Interno. Se descubrió que él había falsificado esos documentos y pretendía agenciarse de un monto de Q130,000, sólo con 10 personas. Ahora imagínese usted de la cantidad de dinero que pudo haberse agenciado con los miles de casos que han manejado en el PNR.”

Se tiene conocimiento que en ese caso por presunta estafa contra Mario Polanco, la Fundación Contra el Terrorismo se ha constituido como querellante adhesivo, pero también veo que el señor Polanco desmiente en redes sociales que haya tan siquiera una acusación en su contra, ¿podría aclarar esto?

“Como no, eso es totalmente falso. La Fundación Contra el Terrorismo solicitó constituirse como querellante adhesivo en este caso, pero el Ministerio Público es obvio que lo protege a él.”

Por otro lado, los peritajes de la Fundación de Antropología Forense han sido cuestionados, al considerarse como no idóneo al director de esa ONG, Fredy Peccerelli. ¿A qué se refiere como no idóneo?

“El señor Fredy Peccerelli es hijo de un miembro de la guerrilla. La familia de este señor tuvo que emigrar fuera de Guatemala, eso causa un resentimiento en Peccerelli, según él mismo lo ha manifestado en entrevistas de prensa. Además ha declarado que él va a perseguir al ejército, que el Ejército debe de tenerle miedo. Un perito imparcial jamás habría emitido una opinión de esa naturaleza, nunca; eso lo descalifica de tajo.”

¿La FAFG recibe también dinero cuando se logran sentencias en estos casos?

“No lo sé, es muy probable que así sea. La gente tiene que entender que hay una mafia de los Derechos Humanos que se nutre de nuestros impuestos, se nutre del dinero de los resarcimientos. Las FAFG es fundamental en el financiamiento de esa mafia. Si Mario Polanco o a Helen Mack quiere, por ejemplo, que en una fosa aparezca Tutankamón, ahí va a aparecer Tutankamón, porque ahí lo va a hacer aparecer la FAFG y Fredy Peccerelli.”

La Fiscal General Telma Aldana declaró recientemente que existen 118 denuncias contra guerrilleros, pero que éstas no han avanzado por desinterés de los denunciantes. ¿qué opina usted al respecto de esas declaraciones?

“Me dolería mucho tener que decirle mentirosa a la señora Aldana, todavía le doy el beneficio de la duda a ella. Eso es falso, nosotros hemos estado pendientes de esos procesos. Que la Fiscalía no los trabaje porque está a las órdenes de un fiscal corrupto como lo es Orlando López, eso ya es otra cosa.”

Para citar un ejemplo, usted es uno de esos denunciantes de los que la Fiscal Telma Aldana mencionó que tenían desinterés. ¿Podría comentarnos cuál es el estatus judicial de su caso?

“Exactamente el mismo que cuando presenté la querella, no se ha hecho ninguna investigación significativa a pesar de que hay personas como Edgar Gutiérrez que se sabe que pertenecían al PGT y que integró una célula del PGT en la Universidad de San Carlos en la época en la que yo fui secuestrado. Contra Edgar Gutiérrez no se va a hacer nada. Yo voy a presentar una querella contra él por su responsabilidad presunta en mi secuestro.”

¿Le genera a usted alguna sospecha que estas capturas contra militares se lleven a cabo sorpresivamente a pocos días del cambio de gobierno, y de la toma de posesión del presidente electo Jimmy Morales?

“Es obvio que hay una especie de complot. Aquí lo que se trata de hacer es presionar al presidente Jimmy Morales, al presidente electo, para que actúe de acuerdo a determinadas circunstancias que son del interés de la extrema izquierda de este país.”

Para finalizar, qué mensaje le gustaría enviarle especialmente a los jóvenes, que no conocen la realidad del Conflicto Armado?

“Que se unan a nosotros, porque nosotros somos quienes manejamos la verdad, jamás hemos mentido. Ninguna de nuestras afirmaciones, ninguna de nuestras publicaciones contiene ni una sola mentira. Nosotros difundimos la verdad verdadera con respecto al Enfrentamiento Armado Interno. Y además, como dije en mi intervención en esta concentración hace un momento: si ellos no olvidan, nosotros no olvidamos; y si ellos no perdonan, nosotros tampoco perdonamos.”

Acuerdos de Paz como Estrategia de Guerra

firma de la paz composición

 

“Con terroristas no se negocia jamás, porque no conocen el honor ni la lealtad ni tan siquiera con su propia causa, mucho menos por la Patria” Daniel Rodríguez Sandoval

Por José Daniel Rodríguez

– No debemos negociar nada con agrupaciones terroristas que asesinan, destruyen y secuestran indiscriminadamente, sino someterlos al orden constitucional y que respondan por sus crímenes –argumenta un padre guatemalteco que debate con su hijo el tema de las negociaciones de Paz que se encontraban avanzadas en el año 1,993-.

– Los jóvenes estamos hartos de la guerra, tenemos una oportunidad única de ver hacia adelante, de lograr la reconciliación y la tan anhelada Paz –le responde su hijo, un joven idealista que tenía 19 años y hasta ese momento creía en el Proceso de Paz-.

– No todo es como lo pintan mijo, dicen unas cosas pero ocultan otras. ¿Sabés que se contempla la reducción del Ejército, quitarle autoridad, presupuesto y reducir su presencia en el territorio nacional? Hacerlo de inmediato sólo le daría libertad de movimiento y de acción a organizaciones que luchan por imponer un modelo de gobierno que la mayoría de los guatemaltecos desprecian, que suprime la Libertad de Expresión que vos tanto valorás. Será un error, estoy seguro que nos vamos a arrepentir toda la vida si se les deja impunes, adquirirán poder y financiamiento que luego usarán nuevamente contra nuestra Patria.

– Vos porque sos militar y ves a los subversivos como enemigos a los que hay que vencer totalmente, pero no podemos seguir así otros 30 años más. De ahora en adelante todo podría ser distinto y los jóvenes tenemos más esperanza en el futuro que ustedes seguramente, si se escriben acuerdos de fondo, claros y ambas partes se comprometen con su firma, deben cumplirlos porque hay gran cantidad de países pendientes de este proceso.

– Será todo distinto pero no como lo vos lo imaginás. ¿Sabés qué va a pasar? Los terroristas se van a quedar sin castigo y mirá todos los puentes y torres que destruyeron, mirá al montón de gente trabajadora que han asesinado por no pagar el impuesto de guerra, mirá como son de traidores y cobardes que fueron capaces de poner bombas en el Parque Central, en Interfer, en Galgos para masacrar a niños y mujeres indefensos. Esos “países amigos” les darán una nueva vida en Europa sin trabajar, luego formarán grupitos para juzgar al Ejército por cumplir con su deber y no permitirles imponer el comunismo en Guatemala.

– La firma de la Paz es inminente y si unos pocos como vos no están de acuerdo, no podrán hacer mucho.

– Estamos a un solo paso de lograr la victoria militar, de obligarlos a rendirse incondicionalmente y que sean juzgados, no tenemos por qué ceder y dar concesiones a criminales. El Estado de Guatemala no debe doblegarse ante los guerrilleros y acceder a sus demandas, es un error y tu generación que cree en la palabra de terroristas, pronto se dará cuenta que éstos no tienen palabra, son capaces de matar hasta a su madre para hacerla “mártir revolucionaria”, ya lo han hecho.

El diálogo que les compartí en párrafos anteriores era un debate constante entre mi padre, un especialista del Ejército de Guatemala, de alta en el Instituto Geográfico Militar y yo, un eterno analista de la problemática nacional, con esperanzas de paz y desarrollo allá por el año 1,993. Hoy, casi 25 años después, solo puedo reconocer humildemente ¡Cuánta razón tenía mi padre! Ahora comprendo perfectamente su rechazo ante las negociaciones entre guerrilleros de los Acuerdos de Paz.

Basta recordar que en 1,996 los comandantes de las 4 organizaciones terroristas negociaron con sus mismos “compas” ya infiltrados en el Gobierno: Eduardo Stein y Gustavo Porras como representantes del Estado durante el período de Álvaro Arzú. Algo más que a los guerrilleros, transformados de la noche a la mañana en seudoactivistas que lucran del falso discurso de los DDHH no les gusta que se dé a conocer, es que los comandantes terroristas de la ORPA, PGT, EGP y FAR, agrupados en la Comandancia General de la URNG, firmaron estos Acuerdos con seudónimos, con alias que no eran nombres legítimos y que usaban para esconderse de las autoridades. Por lo tanto, esos compromisos de Estado son ilegales, espurios, nulos, ilegítimos y mucho más si evaluamos que al someterse a Consulta Popular artículos clave de dicho Pacto, ya en dos ocasiones fueron contundentemente rechazados por los ciudadanos.

¿Es posible que la dirigencia terrorista anticipara este rechazo, ya en una etapa democrática? Sí lo es, lo fue durante 36 años y por ello no cuentan con respaldo ciudadano y lo saben al igual que sus socios extranjeros.

Los guatemaltecos habíamos dado la vuelta a esta página y anhelábamos paz, seguridad y reconciliación. Esto cambió radicalmente con las primeras acusaciones y sentencias contra militares que defendieron nuestra Libertad y Soberanía. Vinieron más procesos penales, ignorando la Ley de Reconciliación Nacional, las amnistías y todos los acuerdos alcanzados para que se acordara la ansiada “Paz firme y duradera”.

Cuando se aprobó el decreto 8-86 el objetivo era sentar las bases del perdón, la reconciliación entre hermanos y esto es precisamente lo que la mayoría de ciudadanos tanto anhelamos. Por otro lado, el terrorismo es un crimen de lesa humanidad que sí ocurrió en Guatemala, la evidencia sobra, sin embargo ninguna ONG de esas con fachada de “defensores” de Derechos Humanos lo menciona porque no les representa ingresos, no pueden demandarse a sí mismos, ni tampoco pueden poner en evidencia los crímenes de sus principales dirigentes en su pasado guerrillero.

La amnistía debe aplicarse a todos por igual o sería necesario que empecemos a juzgar también los crímenes de la insurgencia. Los asesinatos, secuestros, destrucción de infraestructura, atentados indiscriminados con bombas en contra de guatemaltecos civiles inocentes hasta ahora han quedado impunes. Las víctimas de la guerrilla también esperan justicia, hoy olvidadas, por las cuales no hay comunicados de la embajada estadounidense, ni presiones de Alberto Brunori de OACNUDH, ni marchas de indignados, ni activistas en giras de medios por Europa “clamando justicia” –léase mendigando donaciones millonarias-.

Hoy, corrijo mi postura y exijo: AMNISTÍA PARA TODOS, O ENTONCES PARA NADIE, Y MANDEMOS DE UNA VEZ POR TODAS LOS ACUERDOS DE PAZ AL CARAJO.

Votar por Jimmy Morales sería un grave error

jimmy

Si emitimos un “antivoto” eminentemente emocional a favor de esta candidatura de cartón, nos lamentaremos los siguientes 4 años.

Por José Daniel Rodríguez
Ya tuvimos en el Organismo Ejecutivo a alguien similar a Morales y fue un desastre, me refiero al Dr. Rafael Espada. Ese vicepresidente no ejerció gobierno, fue más una figura decorativa que le dio cierta imagen de “honorabilidad” a ese régimen. La que realmente gobernó de facto fue Sandra Torres. Los resultados de ese binomio de la UNE los estamos pagando todavía.
Regresando a Jimmy Morales debo aclarar que no es su carrera de comediante el problema, sino sus confusiones e incongruencias ideológicas, los vínculos con el PP demostrados al viajar en el helicóptero de ese partido que también usaba Sinibaldi, la nula capacidad para el cargo o la inexperiencia y total ignorancia del sistema político guatemalteco. Pero lo más preocupante es que podría cumplir una condena de 50 años por el proceso que se le sigue en su contra por violación, maltrato psicológico y violencia contra la mujer. ¿Se imaginan pasar por otra crisis institucional y tener que elegir a dedo en el Congreso a alguien para que termine el período presidencial si Morales es condenado?
En una entrevista en TV Azteca quedó en evidencia que mintió en un título de maestría de la UPANA, eso solo lo coloca al mismo nivel de Baldizón. Pero hay algo más, cuando José Eduardo Valdizán le preguntó: “¿Usted qué es? ¿Usted es de izquierda? ¿De derecha?”, contestó: “yo soy de centro”. Si este neófito de las ideologías políticas quiere inventarse que es “nacionalista cristiano de centro”, está bien, aunque tal concepto sólo exista en su mente, pero al menos que su discurso se respalde con acciones.
Jimmy Morales, se autodefine como “NACIONALISTA” pero ni siquiera conoce temas generales de nuestra historia, ni mucho menos el sistema político de Guatemala; también él asegura que es “CRISTIANO” pero tiene un proceso penal abierto por violador, hijos fuera de matrimonio y en un reciente foro se corroboró que está a favor del aborto; Jimmy Morales es un confundido que quiere encarnar otro personaje como político, pero que ni siquiera puede decir cuál es su ideología.
Al analizar el Plan de Gobierno del partido FCN saltan a la vista propuestas ridículas, como suprimir la participación del Ejército en apoyo a la seguridad ciudadana. Esto reduciría el número de elementos combinados en un 30% aproximadamente, dejándonos aún más indefensos ante los criminales. Por si fuera poco también propone restringir el uso de armas portadas legítimamente para defensa, no hay peor estrategia que desarmar a los ciudadanos, los extorsionistas y asesinos jamás acatarán una ley de este tipo.
Merecemos al candidato mejor calificado para el puesto y lo hay, votar contra alguien o por decepción sería un grave error del cual nos arrepentiremos en los próximos 4 años. Nosotros y nuestros hijos exigimos un mejor futuro, y Jimmy Morales representa la mediocridad.
Hoy tenemos una gran responsabilidad cambiar el destino de nuestro país. Un voto informado y responsable es lo que Guatemala necesita. Piénselo.

(Imagen TV Azteca)

Análisis estadístico de la “encuesta” publicada por revista Contrapoder

FB_IMG_1439128788327

El fraude electoral también se lleva a cabo difundiendo datos falsos, con el propósito de engañar a los votantes.

José Daniel Rodríguez

El partido LIDER ya sobrepasó desde hace rato el techo de gastos de campaña. Ha erogado -sin conocerse realmente el origen del financiamiento-, hasta ahora, la suma de Q53. 5 millones. Debo aclarar que esto es sólo lo contabilizado desde la convocatoria oficial, porque antes ya estuvo 4 años en campaña ilegal, impunemente. El TSE, otrora garante de la democracia y la constitucionalidad, debe aplicar lo establecido en la legislación y cancelar la personalidad jurídica del partido LIDER, por esta violación flagrante a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Al revisar la gestión y resoluciones referentes a este partido, los indicios señalan que tiene el apoyo y respaldo irrestricto del TSE, pero ahora para completar el “equipo” en esta competencia desleal, se adhieren también algunos medios de comunicación serviles, dispuestos a ser copartícipes de un fraude electoral.

Ya he denunciado anteriormente el sesgo, la muy cuestionable ética y el nulo profesionalismo de Font, Berganza y Contrapoder. Pero hoy sí se merecen que de frente, con argumentos, les tire por toda la cara esa su “encuesta” fraudulenta.

Las encuestas son una herramienta valiosa, pero no cuando se alteran los datos. Esto último es FRAUDE. Al analizar detenidamente la ficha técnica de esta medición publicada el 6 de agosto, me llaman la atención varios puntos:

a) Muestra: ¿Empadronados al 2011?

Estos datos son más que obsoletos. Sólo para estas elecciones del 2,015 se empadronaron cerca de 3 millones de nuevos votantes. Desde ahí la encuesta no vale nada ya que el universo no refleja datos reales, sino desactualizados desde hace 4 años. Por lo tanto la muestra NO es representativa.

b) Método: ¿Muestreo aleatorio de centros de votación con probabilidad proporcional al tamaño?

Hicieron un relajo para que se lea “académico”, pero están mezclando análisis de proporciones, probabilidades y muestreo. Lo correcto es: MÉTODO DE MUESTREO EN DOS ETAPAS.

1- Selección aleatoria de las unidades de la primera etapa

2- Selección de las unidades de la primera etapa con probabilidad proporcional al tamaño (ppt)

Esto refleja poca capacidad técnica para recopilar y analizar muestras estadísticas. Si no entienden ni siquiera el método que van a usar, muy difícilmente podrán luego procesar los datos obtenidos.

c- Técnica de Recolección de datos: ¿Cara a cara, con uso de dispositivos móviles?

En la descripción de esta encuesta, revista Contrapoder consigna: “Con papeleta simulada”.

Esta es la técnica de recolección de datos y así debieron informarlo en la Ficha Técnica.

d- Tamaño de la muestra: ¿1,200 personas y sólo 2.8% de margen de error?

Es imposible, al estimar una muestra de ese tamaño -aunque si se hace bien, es válida- el margen de error ronda el 5%, jamás 2.8% ya que para reducir a ese nivel debería tomarse una muestra de alrededor de 2,000 personas. Las fórmulas estadísticas no dan para ese margen, relacionándolo con esa muestra.

e- Período: ¿Recolección de datos entre el 21 y el 28 de mayo?

Ya no sirven esos datos, han pasado muchas cosas desde ese período y no reflejan la intención de voto actual. Su valor estadístico es nulo, no acorde a la realidad. Es más bien un intento de llevar a Baldizón a niveles pasados, tratar de posicionar una intención de voto que hace rato dejó de ser del 35%, ahora se sitúa en 20% nada más y en descenso, no “creciendo” como falsamente consigna Contrapoder.

Les dejo una última pregunta: ¿Cómo es posible que Lizardo Sosa de TODOS aparezca -con 3.2 %- arriba de Canela González -con 3 %-, si ni siquiera había sido confirmado como candidato de ese partido en mayo? Roberto Alejos era el que se medía en encuestas de esa época, otra evidencia de lo falso de esta propaganda disfrazada de “encuesta”.