Acuerdos de Paz como Estrategia de Guerra de 4ª Generación

firma de la paz composición

 

“Con terroristas no se negocia jamás, porque no conocen el honor ni la lealtad ni tan siquiera con su propia causa mucho menos por la Patria” Daniel Rodríguez Sandoval

Por José Daniel Rodríguez

– No debemos negociar nada con agrupaciones terroristas que asesinan, destruyen y secuestran indiscriminadamente, sino someterlos al orden constitucional y que respondan por sus crímenes –argumenta un padre guatemalteco que debate con su hijo el tema de las negociaciones de Paz que se encontraban avanzadas en el año 1,993-.

– Los jóvenes estamos hartos de la guerra, tenemos una oportunidad única de ver hacia adelante, de lograr la reconciliación y la tan anhelada Paz –le responde su hijo, un joven idealista que tenía 19 años y hasta ese momento creía en el Proceso de Paz-.

– No todo es como lo pintan mijo, dicen unas cosas pero ocultan otras. ¿Sabés que se contempla la reducción del Ejército, quitarle autoridad, presupuesto y reducir su presencia en el territorio nacional? Hacerlo de inmediato sólo le daría libertad de movimiento y de acción a organizaciones que luchan por imponer un modelo de gobierno que la mayoría de los guatemaltecos desprecian, que suprime la Libertad de Expresión que vos tanto valorás. Será un error, estoy seguro que nos vamos a arrepentir toda la vida si se les deja impunes, adquirirán poder y financiamiento que luego usarán nuevamente contra nuestra Patria.

– Vos porque sos militar y ves a los subversivos como enemigos a los que hay que vencer totalmente, pero no podemos seguir así otros 30 años más. De ahora en adelante todo podría ser distinto y los jóvenes tenemos más esperanza en el futuro que ustedes seguramente, si se escriben acuerdos de fondo, claros y ambas partes se comprometen con su firma, deben cumplirlos porque hay gran cantidad de países pendientes de este proceso.

– Será todo distinto pero no como lo vos lo imaginás. ¿Sabés qué va a pasar? Los terroristas se van a quedar sin castigo y mirá todos los puentes y torres que destruyeron, mirá al montón de gente trabajadora que han asesinado por no pagar el impuesto de guerra, mirá como son de traidores y cobardes que fueron capaces de poner bombas en el Parque Central, en Interfer, en Galgos para masacrar a niños y mujeres indefensos. Esos “países amigos” les darán una nueva vida en Europa sin trabajar, luego formarán grupitos para juzgar al Ejército por cumplir con su deber y no permitirles imponer el comunismo en Guatemala.

– La firma de la Paz es inminente y si unos pocos como vos no están de acuerdo, no podrán hacer mucho.

– Estamos a un solo paso de lograr la victoria militar, de obligarlos a rendirse incondicionalmente y que sean juzgados, no tenemos por qué ceder y dar concesiones a criminales. El Estado de Guatemala no debe doblegarse ante los guerrilleros y acceder a sus demandas, es un error y tu generación que cree en la palabra de terroristas, pronto se dará cuenta que éstos no tienen palabra, son capaces de matar hasta a su madre para hacerla “mártir revolucionaria”, ya lo han hecho.

El diálogo que les compartí en párrafos anteriores era un debate constante entre mi padre, un especialista cartógrafo del Ejército de Guatemala y yo, un eterno analista de la problemática nacional, con esperanzas de paz y desarrollo allá por el año 1,993. Hoy, 19 años después, solo puedo reconocer humildemente ¡Cuánta razón tenía mi padre! Ahora comprendo perfectamente su rechazo ante las negociaciones entre guerrilleros de los Acuerdos de Paz.

Basta recordar que en 1,996 los comandantes de las 4 organizaciones terroristas negociaron con sus mismos “compas” ya infiltrados en el Gobierno: Eduardo Stein y Gustavo Porras como representantes del Estado durante el período de Álvaro Arzú. Algo más que a los guerrilleros, transformados de la noche a la mañana en seudoactivistas que lucran del falso discurso de los DDHH no les gusta que se dé a conocer, es que los 4 comandantes terroristas de la ORPA, PGT, EGP y FAR, agrupados en la Comandancia General de la URNG, firmaron estos Acuerdos con seudónimos, con alias que no eran nombres legítimos y que usaban para esconderse de las autoridades. Por lo tanto, esos compromisos de Estado son ilegales, espurios, nulos, ilegítimos y mucho más si evaluamos que al someterse a Consulta Popular artículos clave de dicho Pacto, ya en dos ocasiones fueron contundentemente rechazados por los ciudadanos.

¿Es posible que la dirigencia terrorista anticipara este rechazo, ya en una etapa democrática? Sí lo es, lo fue durante 36 años y por ello no cuentan con respaldo y lo saben al igual que sus “socios” extranjeros. Entonces analicemos los Acuerdos de Paz en Guatemala como una estrategia de Guerra de 4ª. Generación. Mucho antes de la firma de la Paz en Guatemala, las organizaciones terroristas comprendieron que habían perdido la guerra militarmente, no lograron el respaldo popular, los intereses económicos y de protagonismo de sus dirigentes estaban desgastando aún más su “lucha”, anticiparon que la derrota era inminente. Fue entonces que concibieron la estrategia de pasar a un plano político/mediático/jurídico como mecanismo para lograr sus objetivos de tomar el poder e implantar un modelo fundamentado en el marxismo, mezclado con indigenismo, ecologismo radical y seguir alimentando el odio de clase, pero ahora con un factor racial más fuerte.

 

El primer paso fue manipular la historia, defenestrar al Ejército de Guatemala y adjudicarle responsabilidad casi total de los excesos de 36 años de guerra, escondiendo sus atrocidades para mostrarse al mundo como “víctimas”. El mecanismo era obvio: crear una “Comisión de Esclarecimiento Histórico” –sesgada y copada por personajes vinculados a estas mismas organizaciones-, redactar un documento que validara su versión y presentarlo como “escrito en piedra”, incuestionable, para utilizarlo no sólo como factor de propaganda internacional y así obtener financiamiento, sino también como base de la venganza judicial contra sus enemigos que ya venían gestando.

Los guatemaltecos habíamos dado la vuelta a esta página y anhelábamos paz, seguridad y reconciliación. Esto cambió radicalmente con las primeras acusaciones y sentencias contra militares que defendieron nuestra Libertad y Soberanía. Vinieron más procesos penales, ignorando la Ley de Reconciliación Nacional, las amnistías y todos los acuerdos alcanzados para que se acordara la ansiada “Paz firme y duradera”.

Todo esto cambió con la llegada del magistrado César Barrientos Pellecer y la Fiscal General Claudia Paz y Paz, pero sin duda la imposición de CICIG es lo que en la opinión pública les proporciona el respaldo y “legitimidad” internacional que los fortalece. A partir de ese momento la persecución fue mucho más marcada y evidente, la farsa del genocidio era el ataque que tanto habían deseado. Según ellos sería el golpe final que lograría algo que les representaba prestigio -entre sus ad láteres, por supuesto-, posiciones de poder tanto en Guatemala como en el exterior, mucho dinero como intermediarios en demandas contra el Estado y lo más importante para la siguiente etapa: Marcarnos a los guatemaltecos como “genocidas”, imponernos el estigma de “estado racista”

Cuando se aprobó el decreto 8-86 el objetivo era sentar las bases del perdón, la reconciliación entre hermanos y esto es precisamente lo que la mayoría de ciudadanos tanto anhelamos. Por otro lado, el terrorismo es un crimen de lesa humanidad que sí ocurrió en Guatemala, la evidencia sobra, sin embargo ninguna ONG de esas con fachada de “defensores” de Derechos Humanos lo menciona porque no les representa ingresos, no pueden demandarse a sí mismos, ni tampoco pueden poner en evidencia los crímenes de sus principales dirigentes en su pasado guerrillero.

La amnistía debe aplicarse a todos por igual o sería necesario que empecemos a juzgar también los crímenes de la insurgencia. Los asesinatos, secuestros, destrucción de infraestructura, atentados indiscriminados con bombas en contra de guatemaltecos civiles inocentes hasta ahora han quedado impunes. Las víctimas de la guerrilla también esperan justicia, hoy olvidadas, por las cuales no hay comunicados de la embajada gringa, ni presiones de Alberto Brunori, ni marchas, ni “activistas” en giras de medios por Europa “clamando justicia” –léase mendigando donaciones millonarias-.

Hoy, casi 20 años después de los debates políticos con mi padre, le doy la razón, corrijo mi postura, y exijo: AMNISTÍA PARA TODOS, O ENTONCES PARA NADIE, Y MANDAMOS LOS ACUERDOS DE PAZ AL CARAJO.

Votar por Jimmy Morales sería un grave error

jimmy

Si emitimos un “antivoto” eminentemente emocional a favor de esta candidatura de cartón, nos lamentaremos los siguientes 4 años.

Por José Daniel Rodríguez
Ya tuvimos en el Organismo Ejecutivo a alguien similar a Morales y fue un desastre, me refiero al Dr. Rafael Espada. Ese vicepresidente no ejerció gobierno, fue más una figura decorativa que le dio cierta imagen de “honorabilidad” a ese régimen. La que realmente gobernó de facto fue Sandra Torres. Los resultados de ese binomio de la UNE los estamos pagando todavía.
Regresando a Jimmy Morales debo aclarar que no es su carrera de comediante el problema, sino sus confusiones e incongruencias ideológicas, los vínculos con el PP demostrados al viajar en el helicóptero de ese partido que también usaba Sinibaldi, la nula capacidad para el cargo o la inexperiencia y total ignorancia del sistema político guatemalteco. Pero lo más preocupante es que podría cumplir una condena de 50 años por el proceso que se le sigue en su contra por violación, maltrato psicológico y violencia contra la mujer. ¿Se imaginan pasar por otra crisis institucional y tener que elegir a dedo en el Congreso a alguien para que termine el período presidencial si Morales es condenado?
En una entrevista en TV Azteca quedó en evidencia que mintió en un título de maestría de la UPANA, eso solo lo coloca al mismo nivel de Baldizón. Pero hay algo más, cuando José Eduardo Valdizán le preguntó: “¿Usted qué es? ¿Usted es de izquierda? ¿De derecha?”, contestó: “yo soy de centro”. Si este neófito de las ideologías políticas quiere inventarse que es “nacionalista cristiano de centro”, está bien, aunque tal concepto sólo exista en su mente, pero al menos que su discurso se respalde con acciones.
Jimmy Morales, se autodefine como “NACIONALISTA” pero ni siquiera conoce temas generales de nuestra historia, ni mucho menos el sistema político de Guatemala; también él asegura que es “CRISTIANO” pero tiene un proceso penal abierto por violador, hijos fuera de matrimonio y en un reciente foro se corroboró que está a favor del aborto; Jimmy Morales es un confundido que quiere encarnar otro personaje como político, pero que ni siquiera puede decir cuál es su ideología.
Al analizar el Plan de Gobierno del partido FCN saltan a la vista propuestas ridículas, como suprimir la participación del Ejército en apoyo a la seguridad ciudadana. Esto reduciría el número de elementos combinados en un 30% aproximadamente, dejándonos aún más indefensos ante los criminales. Por si fuera poco también propone restringir el uso de armas portadas legítimamente para defensa, no hay peor estrategia que desarmar a los ciudadanos, los extorsionistas y asesinos jamás acatarán una ley de este tipo.
Merecemos al candidato mejor calificado para el puesto y lo hay, votar contra alguien o por decepción sería un grave error del cual nos arrepentiremos en los próximos 4 años. Nosotros y nuestros hijos exigimos un mejor futuro, y Jimmy Morales representa la mediocridad.
Hoy tenemos una gran responsabilidad cambiar el destino de nuestro país. Un voto informado y responsable es lo que Guatemala necesita. Piénselo.

(Imagen TV Azteca)

Análisis estadístico de la “encuesta” publicada por revista Contrapoder

FB_IMG_1439128788327

El fraude electoral también se lleva a cabo difundiendo datos falsos, con el propósito de engañar a los votantes.

José Daniel Rodríguez

El partido LIDER ya sobrepasó desde hace rato el techo de gastos de campaña. Ha erogado -sin conocerse realmente el origen del financiamiento-, hasta ahora, la suma de Q53. 5 millones. Debo aclarar que esto es sólo lo contabilizado desde la convocatoria oficial, porque antes ya estuvo 4 años en campaña ilegal, impunemente. El TSE, otrora garante de la democracia y la constitucionalidad, debe aplicar lo establecido en la legislación y cancelar la personalidad jurídica del partido LIDER, por esta violación flagrante a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Al revisar la gestión y resoluciones referentes a este partido, los indicios señalan que tiene el apoyo y respaldo irrestricto del TSE, pero ahora para completar el “equipo” en esta competencia desleal, se adhieren también algunos medios de comunicación serviles, dispuestos a ser copartícipes de un fraude electoral.

Ya he denunciado anteriormente el sesgo, la muy cuestionable ética y el nulo profesionalismo de Font, Berganza y Contrapoder. Pero hoy sí se merecen que de frente, con argumentos, les tire por toda la cara esa su “encuesta” fraudulenta.

Las encuestas son una herramienta valiosa, pero no cuando se alteran los datos. Esto último es FRAUDE. Al analizar detenidamente la ficha técnica de esta medición publicada el 6 de agosto, me llaman la atención varios puntos:

a) Muestra: ¿Empadronados al 2011?

Estos datos son más que obsoletos. Sólo para estas elecciones del 2,015 se empadronaron cerca de 3 millones de nuevos votantes. Desde ahí la encuesta no vale nada ya que el universo no refleja datos reales, sino desactualizados desde hace 4 años. Por lo tanto la muestra NO es representativa.

b) Método: ¿Muestreo aleatorio de centros de votación con probabilidad proporcional al tamaño?

Hicieron un relajo para que se lea “académico”, pero están mezclando análisis de proporciones, probabilidades y muestreo. Lo correcto es: MÉTODO DE MUESTREO EN DOS ETAPAS.

1- Selección aleatoria de las unidades de la primera etapa

2- Selección de las unidades de la primera etapa con probabilidad proporcional al tamaño (ppt)

Esto refleja poca capacidad técnica para recopilar y analizar muestras estadísticas. Si no entienden ni siquiera el método que van a usar, muy difícilmente podrán luego procesar los datos obtenidos.

c- Técnica de Recolección de datos: ¿Cara a cara, con uso de dispositivos móviles?

En la descripción de esta encuesta, revista Contrapoder consigna: “Con papeleta simulada”.

Esta es la técnica de recolección de datos y así debieron informarlo en la Ficha Técnica.

d- Tamaño de la muestra: ¿1,200 personas y sólo 2.8% de margen de error?

Es imposible, al estimar una muestra de ese tamaño -aunque si se hace bien, es válida- el margen de error ronda el 5%, jamás 2.8% ya que para reducir a ese nivel debería tomarse una muestra de alrededor de 2,000 personas. Las fórmulas estadísticas no dan para ese margen, relacionándolo con esa muestra.

e- Período: ¿Recolección de datos entre el 21 y el 28 de mayo?

Ya no sirven esos datos, han pasado muchas cosas desde ese período y no reflejan la intención de voto actual. Su valor estadístico es nulo, no acorde a la realidad. Es más bien un intento de llevar a Baldizón a niveles pasados, tratar de posicionar una intención de voto que hace rato dejó de ser del 35%, ahora se sitúa en 20% nada más y en descenso, no “creciendo” como falsamente consigna Contrapoder.

Les dejo una última pregunta: ¿Cómo es posible que Lizardo Sosa de TODOS aparezca -con 3.2 %- arriba de Canela González -con 3 %-, si ni siquiera había sido confirmado como candidato de ese partido en mayo? Roberto Alejos era el que se medía en encuestas de esa época, otra evidencia de lo falso de esta propaganda disfrazada de “encuesta”.

Magistrados del TSE, cumplan con su mandato de imparcialidad: #RevoquenCandidaturaLIDER

Verdadero Baldizón.

Esta agrupación ya no es un partido político, sino una estructura criminal que ha saqueado nuestros tributos por décadas.

Por José Daniel Rodríguez

Los antecedentes y recientes procesos penales contra integrantes del partido LIDER, lo descalifican del proceso electoral al no cumplir con requisitos de honorabilidad. Esto conlleva la posibilidad de revocar la candidatura presidencial y, por ello, en este momento Manuel Baldizón es aún más peligroso que antes porque está acorralado y asustado. El mecanismo de votación es por binomio, y al ser acusado formalmente el vicepresidenciable, este partido no podría llevar a cabo una nueva asamblea general y elegir al sustituto, la convocatoria oficial ya está hecha y se cerró el período de inscripción de candidatos.

Por otro lado, me parece muy extraño que la CICIG y el MP sólo acusen a Edgar Barquín, y a unos cuantos miembros de nivel medio insignificantes en la estructura partidaria y fácilmente reemplazables. Hay suficiente evidencia en contra de más de una decena de sus integrantes, incluyendo a Manuel Baldizón. Algo que probablemente se olvidó es que este aprendiz de dictador despojó a los guatemaltecos de un extensa porción de la playa pública del lago Petén Itzá, enjuiciando a todos los que se opusieron, estudiantes de la USAC e incluso a su propia familia, como su primo Emilio Táger. También debemos recordar que su libro Rompiendo Paradigmas fue evidentemente plagiado en gran parte, se presentó una querella penal en su contra durante la gestión de Claudia Paz y Paz en el MP por Violación de Derechos de Autor, la cual “misteriosamente” a pesar de la evidencia irrefutable nunca avanzó. Su tesis doctoral en la USAC también está plagada de ideas de otros autores, y tuvo el descaro de publicarlas como propias para obtener un título espurio. Esto demuestra que es un tramposo, acostumbrado al engaño y al fraude.

El Tribunal Supremo Electoral otrora garante de la democracia y la constitucionalidad de los procesos electorales, hoy más parece la sede del comando de campaña del partido LIDER. En la opinión pública circula un secreto a voces: el TSE ya está comprometido en cuerpo, alma y billetera con llevar hasta la Presidencia de la República a Baldizón. Hoy tienen la oportunidad de refutar estos señalamientos resolviendo imparcialmente de acuerdo a su mandato.

Recientemente se dio a conocer un informe sobre financiamiento de campaña electoral. Sólo en los dos meses transcurridos desde la convocatoria oficial, el partido LIDER ya ha gastado el doble que el resto de todos los demás partidos juntos. Si en mala hora llegar al poder, ¿quiénes piensan ustedes que van a pagar ese multimillonario despilfarro en la propaganda populista de este politiquero? Para Baldizón y sus ambiciones políticas lo realmente importante es buscar los mecanismos de violar la ley. Ahora utiliza al partiducho servil “Corazón Nueva Nación” (CNN) como fachada, para trata de dividir los gastos y eludir el techo fijado por la Ley Electoral.

Otro de los sindicados de este partido es el diputado Manuel Barquín, un dinosaurio político, un parásito del Estado desde hace al menos 20 años. Pero eso no es todo, su hermano Edgar, el hasta ahora candidato a vicepresidente de LIDER, fue presidente del BANGUAT. Es el máximo responsable del endeudamiento en el que este gobierno llegó a niveles nunca antes vistos, al avalar prácticamente todos los préstamos solicitados por el Organismo Ejecutivo. La familia Barquín es el símbolo del nepotismo, tráfico de influencias, abuso de poder y la corrupción al colocar a todos los hijos, yernos, cuñados y esposas en puestos clave dentro del aparato gubernamental.

¿Y ahora que excusa dará Baldizón ante esta evidencia, que “no sabía nada”? ¡Por favor!

El TSE ha protegido a Baldizón durante sus cinco años de campaña ilegal, le ha permitido todo tipo de abusos y violaciones a la Ley. Esta vez deberá aplicarle a Edgar Barquín exactamente los mismos criterios jurídicos que denegaron la candidatura de Alfonso Portillo, Julia Maldonado, Salvador Gándara y Arnoldo Medrano, ya que definitivamente no podría gozar de honorabilidad para ser electo a un cargo como funcionario público.

No importa que Baldizón acarree a un montón de muertos de hambre pagados, para presionar a las instituciones y así mantener sus privilegios e impunidad. La Ley es la Ley y debe cumplirse.

SEÑORES DEL TSE, LOS GUATEMALTECOS ESTAMOS HARTOS DE LA CORRUPCIÓN:

#RevoquenCandidaturaLIDER

(La imagen que ilustra esta publicación fue tomada de Twitter)

La Corte Suprema de Justicia ha decidido, por mayoría, dar con lugar el antejuicio contra Pérez y Baldetti

Fuentes internas en el Organismo Judicial informan que el Magistrado Vladimir Aguilar está protegiendo a los mandatarios.

vladimir aguilar

Por José Daniel Rodríguez

Ha trascendido que en la Corte Suprema de Justicia hay una ajustada mayoría de magistrados, incluyendo al señor presidente Baquiax que están completamente dispuestos y de acuerdo en trasladar el expediente de antejuicio contra el presidente y vicepresidente de la República por obstrucción de justicia, encubrimiento propio y ayudar al acusado ex Secretario Privado de la Vicepresidencia (roba carros) Juan Carlos Monzón a escapar y evadir la justicia. También se sabe de fuente interna muy bien informada que es el magistrado Vladimir Aguilar, presidente de la Cámara Civil de la CSJ, el que lidera la defensa del gobierno corrupto del PP dentro de la CSJ. Esta en minoría y cabildea, acosa, y hasta presiona indebidamente a sus otros colegas magistrados a votar contra darle tramite al antejuicio y trasladarlo al Congreso, que es quien debe votar con 2/3 de los diputados si retira o no el antejuicio contra la vicepresidente y el presidente, luego que una comisión pesquisidora integrada por 5 diputados por sorteo excluyendo al presidente del Congreso, dictaminen al analizar el caso si procede o no retirar el derecho de antejuicio a los funcionarios encartados. El presidente Baquiax ha dicho también, de forma correcta, que no importa como voten los demás señores y señoras magistradas, él, si no se concede el antejuicio, votará de forma razonada en contra de la eventual mayoría que decida no dar tramite al expediente de antejuicio y elevar el tramite al Congreso de la República. Esta decisión judicial es el parte aguas de la presente CSJ, dependiendo de cómo resuelvan este y los otros 6 antejuicios contra el presidente y vicepresidente, así la opinión publica y el país entero evaluará a la Corte, o la Corte permite que la justicia y la investigación criminal por el caso de multimillonaria defraudación aduanal y la corrupción en el SAT, siga su camino y llegue a donde tiene que llegar que es a los gangsters mercantilistas corruptos que pagaron las mordidas para mantener a la mafia de aduanas prospera y millonaria, y a los políticos corruptos que por décadas la han mantenido en completa comodidad y libertad de acción. Esa es la lucha por la justicia que en las entrañas mismas del Poder Judicial se esta llevando a cabo en la Corte Suprema de Justicia, esta decisión construirá o terminará de quebrar por completo la credibilidad en la justicia guatemalteca.

Señores Magistrados, la responsabilidad de un país entero y la gobernabilidad de toda la República están en sus manos. ¡CUMPLAN CON SU DEBER! ¡LUCHEN! ¡DEMUESTREN QUE NO SON TAPADERA DE CORRUPTOS NI QUE LE HARÁN FAVORES A NADIE, YA ESTÁN NOMBRADOS TIENEN EL PODER JUDICIAL Y DE LA LEY EN SUS MANOS, ÚSENLA EN JUSTICIA PARA EL BIEN DEL PAÍS Y DEL CIUDADANO QUE PAGA SUS SALARIOS.!

(Fotografía de archivo, magistrado CSJ Vladimir Aguilar)

Otto Pérez cedió ante el chantaje de la CICIG

Por José Daniel Rodríguez

¿Sería Juan Carlos Monzón el “as bajo la manga” de la CICIG, para negociar  la prórroga de mandato?

get_img

Los guatemaltecos no sólo fuimos espectadores en un gran show, sino que también protagonistas al caer en el juego de apoyar a un cuerpo paralelo extrajudicial, que mediante el engaño y el chantaje, logró lo que los resultados de su intromisión no lograron nunca, generar cierto apoyo de los guatemaltecos pero   violando la autorización que se le otorgó, por entrometerse en temas fuera de su mandato.

Me parece muy sospechoso que la CICIG no haya capturado a Monzón antes de salir de Guatemala o que no haya pospuesto todo el espectáculo, hasta dos o tres días después de regresar junto con la vicepresidente Baldetti de Korea.

Si se ratifica la prórroga Monzón podría tener un salvoconducto y gozar del dinero malhabido en algún país aliado de la CICIG -Suecia, Holanda o Noruega, por ejemplo-. Pero también hay otro escenario, Juan Carlos Monzón podría ser luego declarado “colaborador eficaz” y testificar en contra de Baldetti si es que acaso Otto Pérez no accedía a ratificar la prórroga del mandato, tan anhelada por los grupos de la izquierda retrógrada y la auto nombrada “sociedad civil”.

Es lamentable que algunos guatemaltecos sean tan fáciles de manipular y engañar. La defraudación fiscal, el contrabando, la corrupción, y el financiamiento de los partidos políticos no son parte del mandato de la que yo llamo “Comisión Intrusa Contra la Institucionalidad de Guatemala (CICIG)”. Este experimento es paradigma del abuso de poder, impunidad, prácticas ilegales, violación de nuestra Constitución y de tratados internacionales.

Veamos este antecedente, durante el gobierno DE FACTO de Sandra Torres, este organismo paralelo extrajudicial no sólo encubrió las estructuras criminales que supuestamente venía a desarticular, sino que les garantizó impunidad total. Rodrigo Rosenberg, los Musa y Hugo Arce fueron víctimas de asesinos que actuaron desde el mismo Gobierno según testimonios e indicios recabados durante las investigaciones. Esto sí es parte del mandato de la CICIG y no hizo absolutamente nada.

Las capturas en el caso SAT NO SIGNIFICAN CONDENAS, sino propaganda vil y tramposa para que Iván Velázquez, vinculado a la narcoguerrilla terrorista de las FARC, no pierda el privilegio de impunidad del que goza -lo buscan en su país por una serie de graves delitos-, ni tampoco los Q250,000 mensuales que recibe. ¿Qué pasa si un juez con dignidad y honesto cierra este proceso porque la CICIG actuó ilegalmente transgrediendo el mandato? Inmediatamente lo señalan como “juez de la impunidad”, lo defenestran públicamente y le arruinan la carrera. El Dr. Reyes Sagastume es ejemplo de esto, el show mediático en ese caso fue muy similar al que vemos actualmente, y así los parásitos de la SUCIEDAD CIVIL impusieron a Claudia Paz y Paz ¿Recuerdan?

No nos dejemos engañar, el mandato de CICIG es claro y específico. Como fracasó rotundamente en sus objetivos, está recurriendo a estrategias desesperadas ante la Prensa servil para generar impacto mediático, aunque después los casos sean sobreseídos por investigación deficiente o simplemente por RECURRIR A TESTIGOS FALSOS, como en el caso de los hermanos Valdés Paiz.

No quiero decir que debamos avalar la corrupción, ni la defraudación fiscal, sino simplemente que tengamos dignidad, que defendamos la institucionalidad de Guatemala y nuestra soberanía. La Contraloría General de Cuentas, la Intendencia de Verificación Especial, el Ministerio Público y la misma Superintendencia de Administración Tributaria son las que deben de investigar estos casos, no el organismo paralelo extrajudicial fracasado que hoy pretende perpetuarse con presentaciones y “verdades interinas”.

Les dejo una pregunta para reflexión: ¿POR QUÉ NUNCA MENCIONÓ LA CICIG LOS ACTOS DE CORRUPCIÓN EN EL GOBIERNO DE SANDRA TORRES?

(Fotografía el Periodico)

CICIG: El fin NO justifica los medios ilegales que utiliza para hacer show

mandato cicig a

LA CICIG NO PUEDE HACER MÁS DE LO QUE SE LE AUTORIZÓ, EL RESTO ES UN ABUSO DE PODER Y ES ILEGAL

Por José Daniel Rodríguez

Es lamentable que algunos guatemaltecos sean tan fáciles de manipular y engañar. LA DEFRAUDACIÓN FISCAL, EL CONTRABANDO, LA CORRUPCIÓN Y EL FINANCIAMIENTO DE PARTIDOS POLÍTICOS NO SON PARTE DEL MANDATO DE LA Comisión Intrusa Contra la Institucionalidad de Guatemala (CICIG). Este experimento es paradigma del abuso de poder, impunidad, prácticas ilegales, violación de nuestra Constitución y de tratados internacionales.

Durante el gobierno DE FACTO de Sandra Torres, este organismo paralelo extrajudicial no sólo encubrió las estructuras criminales que supuestamente venía a desarticular, sino que les garantizó impunidad total. Rodrigo Rosenberg, los Musa y Hugo Arce fueron víctimas de asesinos que actuaron desde el mismo Gobierno. Esto sí es parte del mandato y no hizo absolutamente nada.

Las capturas de hoy NO SIGNIFICAN CONDENAS, sino propaganda vil y tramposa para que Iván Velázquez, vinculado a la narcoguerrilla terrorista de las FARC, no pierda el privilegio de impunidad del que goza -lo buscan en su país por una serie de graves delitos-, ni tampoco los Q250,000 mensuales que recibe. ¿Qué pasa si un juez con dignidad y honesto cierra este proceso porque la CICIG actuó ilegalmente transgrediendo el mandato? Inmediatamente lo señalan como “juez de la impunidad”, lo defenestran públicamente y le arruinan la carrera. El Dr. Reyes Sagastume es ejemplo de esto, el show mediático en ese caso fue muy similar a este, y así los parásitos de la SUCIEDAD CIVIL impusieron a Claudia Paz y Paz ¿Recuerdan?.

No nos dejemos engañar, el mandato de CICIG es claro y específico. Como fracasó rotundamente en sus objetivos, está recurriendo a estrategias desesperadas ante la Prensa servil, para generar impacto mediático, aunque después los casos sean sobreseídos por investigación deficiente o simplemente por RECURRIR A TESTIGOS FALSOS, como en el caso de los hermanos Valdés Paiz.

En esta publicación de la misma página de CICIG reconoce que NO puede hacer más de lo autorizado por el Congreso de Guatemala, ni tampoco interferir con otras instituciones del Estado:

“¿Por qué la CICIG tiene a su cargo solo algunos casos y no la totalidad?

Porque el mandato de la CICIG no está dirigido a enfrentar la totalidad de los delitos que se cometen en Guatemala, sino a apoyar al Estado guatemalteco para enfrentar el fenómeno de los aparatos clandestinos y cuerpos ilegales de seguridad, los que por medio de delitos afectan los derechos de los guatemaltecos y que tienen capacidad para procurarse de impunidad. Asimismo, la CICIG de ninguna manera puede sustituir la función de los entes encargados del Estado, principalmente del Ministerio Público, que está constitucional y legalmente encargado de ejercer la persecución penal pública. Se debe considerar que, además de tener un mandato limitado a los aparatos clandestinos y cuerpos ilegales de seguridad, la CICIG es una institución temporal que cuenta con recursos restringidos para cumplir su mandato.”

¿Entonces? ¿Cómo es posible que descaradamente viole los acuerdos entre la ONU y nuestro país, sin que nadie le diga nada?

No quiero decir que debamos avalar la corrupción, ni la defraudación fiscal, sino simplemente que tengamos dignidad, que defendamos la institucionalidad de Guatemala y nuestra soberanía. La Contraloría General de Cuentas, la Intendencia de Verificación Especial, el Ministerio Público y la misma Superintendencia de Administración Tributaria son las que deben de investigar estos casos, no el organismo paralelo extrajudicial fracasado que hoy pretende perpetuarse con un gran show.

Les dejo una pregunta para reflexión: ¿POR QUÉ NUNCA MENCIONÓ LA CICIG LOS ACTOS DE CORRUPCIÓN EN EL GOBIERNO DE SANDRA TORRES?

(Mandato y texto obtenidos en la página de CICIG)

Llegó la hora de desenmascarar a Rigoberta Menchú

Maduro-Menchu-425x283

 

Las lágrimas de cocodrilo de Menchú y sus mentiras, nos han costado a los guatemaltecos –literalmente- millones de quetzales.

José Daniel Rodríguez

“Rigoberta Menchú”, tal como la conocemos en Guatemala, es un personaje ficticio, una creación literaria de la guerrillera franco-venezolana Elizabeth Burgos-Debray, esposa del ideólogo marxista Regis Debray, quien desarrolló la llamada “estrategia de foco” que el terrorista argentino Che Guevara intentó implementar en los años sesenta en Bolivia.

Gracias a la obra “Yo, Rigoberta Menchú” que presentó como una “autobiografía” escrita por ella, fue que el Comité Nobel le otorgó el Premio Nobel de la Paz. Un reconocimiento inmerecido cuando vemos que sus acciones tienden a la confrontación, al odio racial y al resentimiento ideológico.

Prácticamente todo lo escrito por Elizabeth Burgos sobre la vida de Menchú es un fraude, un engaño con intereses no sólo económicos sino también de propaganda, y que le permitió a Menchú cobrar notoriedad para luego actuar jurídicamente contra su propio país.

Una reveladora investigación realizada en Guatemala por el Dr. David Stoll -corroborada por el periódico estadounidense New York Times- logró determinar que la familia de Menchú no era precisamente pobre, su padre tenía una parcela de considerable tamaño que le generó disputas con la familia Tum, principalmente con el tío de su mujer, no con los terratenientes ladinos que Rigoberta describe en su libro.  No tuvo un hermano que murió de hambre, su propia familia lo niega y la desmiente. También es falso que su padre Vicente le negara acceso a la educación, por el contrario, Menchú estudió en el colegio Belga, una institución privada de prestigio en Guatemala.

Las mentiras de Menchú hasta este momento le han generado millonarios ingresos, pero su ambición y deseos de venganza parecieran no tener límites. Hace tan sólo algunos días vimos su testimonio en el marco del juicio de la quema de la embajada de España, hecho ocurrido en Guatemala el 31 de enero de 1,980. Sin ningún escrúpulo ni vergüenza, interpretó un melodrama que incluía lágrimas frente a las cámaras de televisión –principalmente de medios extranjeros, por supuesto- para fingir búsqueda de justicia. En realidad esto último es lo que menos le interesa, ya que obvió deliberadamente detalles importantes durante su “testimonio”, como que la quema de dicha embajada la provocó su padre Vicente Menchú, acompañado de varios terroristas del Frente Robin García y del Comité de Unidad Campesina (CUC), bajo las órdenes de Gustavo Meoño Brenner, seudónimo “Manolo”,  jefe de operaciones del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). Durante esta ocupación los guerrilleros portaban pistolas, machetes y varias bombas incendiarias. Además, Menchú “olvidó” mencionar que uno de los rehenes, el Dr. Adolfo Molina Orantes, fue asesinado de dos disparos por la espalda y que de ninguna manera la invasión ejecutada por su padre de esa sede diplomática fue “pacífica”.

¿Qué motivó a Menchú a ocultar esta información durante el proceso judicial en el cual fue condenado Pedro García Arredondo a 90 años? La respuesta es evidente, los Q188 millones de quetzales que pretendía despojarnos a los guatemaltecos.

Luego de emitida la sentencia, en declaraciones vertidas en Canal Antigua, Rigoberta Menchú mintió nuevamente, pero esta vez deberá enfrentar la querella penal interpuesta por los delitos de calumnia, injuria y difamación, al decir públicamente: “La Fundación Contra el Terrorismo ha sido una de las fundaciones que más ha infundido ese tipo de mensajes, de decir si es comunista debe ser quemado”.

Menchú ha gozado de impunidad y protección desde el mismo MP, lo vimos en los incidentes de la Cumbre de Alaska en 2,012, en donde flagrantemente manipuló supuesta evidencia sin tener la autoridad requerida para hacerlo. Esta vez es diferente, los ciudadanos exigimos la aplicación de la Justicia sin privilegios para nadie, deberá demostrar ante un tribunal sus acusaciones o le esperan alrededor de 10 años de cárcel al ser encontrada culpable de todos los delitos que se le imputan.

Dura lex, sed lex Rigoberta.

(Fotografía de archivo obtenida en internet que demuestra la doble moral de Rigoberta Menchú, una dizque defensora de Derechos Humanos que tiene vínculos con un dictador totalitario que ha violado sistemáticamente todos los derechos de los ciudadanos bajo el yugo del régimen marxista que hoy gobierna Venezuela).

Amnistía para todos, o entonces para nadie

la guerrilla es sangre y dolor

El Ejército de Guatemala también tiene derecho a la amnistía, no sólo los terroristas como hasta ahora se ha aplicado.

José Daniel Rodríguez

Una parte fundamental de los Acuerdos de Paz firmados entre la guerrilla y el Gobierno de Guatemala, fue la amnistía para todas las partes involucradas en el Conflicto Armado en el cual durante 36 años nuestro país estuvo inmerso. Sin esta concesión del Estado los subversivos, hasta ese entonces en la clandestinidad, jamás habrían podido salir a la luz pública con impunidad total, no tendrían sus millonarios negocios de ONG’s, ni tampoco desinformarían desde algunos sectores de la Prensa. Hasta ahora esta amnistía se ha aplicado favorablemente en 99.5% de los procesos en contra de la subversión, con la única excepción de Fermín Solano “Comandante David” (ORPA) –según el MP- condenado por la masacre de El Aguacate. Un caso que no significa para nada un acto de justicia por ser un supuesto guerrillero raso, irrelevante en la línea de mando, y que sólo sirvió como cortina de humo mediática para aparentar imparcialidad pero que realmente logró encubrir a Santiago Santa Cruz y Pedro Palma Lau, comandantes de esa organización terrorista quienes serían los verdaderos responsables.

En estos momentos está por resolverse si se aplica o no la amnistía al Gral. Efraín Ríos Montt y esa Corte de Apelaciones tiene en sus manos señalar el camino hacia la verdadera Paz y Reconciliación para Guatemala o, por el contrario, reabrir las heridas del pasado y generar una polarización ideológica aún más marcada que durante la Guerra. Los únicos beneficiados con esta división entre guatemaltecos son los mismos parásitos de siempre, los vividores del conflicto que lucran del falso discurso de la defensa de los Derechos Humanos.

El argumento principal de los que rechazan que se le aplique la amnistía al Gral. Ríos Montt es que el delito de genocidio es un crimen de lesa humanidad y que por lo tanto no es susceptible de amnistía. Primero deben de demostrar que se cometió ese delito en Guatemala, en donde jamás se ha podido establecer la existencia de  una “política sistemática de exterminio por motivos étnico/raciales”, al contrario de los casos de genocidio probados en Alemania o Ruanda, en donde la evidencia fue y sigue siendo  irrefutable. Este es el verdadero motivo de los vividores para inventarse un supuesto genocidio en nuestro país, lograr  una condena por un delito imprescriptible y de alto impacto contra el Estado que les signifique un “negocio” redondo, con “utilidades” que se estiman en varios miles de millones de dólares en resarcimientos pagados con nuestros impuestos.

Cuando se aprobó el decreto 8-86 el objetivo era sentar las bases del perdón, la reconciliación entre hermanos y esto es precisamente lo que la mayoría de ciudadanos tanto anhelamos. Por otro lado, el terrorismo es un crimen de lesa humanidad que sí ocurrió en Guatemala, la evidencia sobra, sin embargo ninguna ONG de esas con fachada de “defensores” de Derechos Humanos lo menciona porque no les representa ingresos, no pueden demandarse a sí mismos, ni tampoco pueden poner en evidencia los crímenes de sus principales dirigentes en su pasado guerrillero.

La amnistía debe aplicarse a todos por igual o sería necesario que empecemos a juzgar también los crímenes de la insurgencia, los asesinatos, secuestros, destrucción de infraestructura, atentados indiscriminados con bombas en contra de guatemaltecos civiles inocentes. Las víctimas de la guerrilla también esperan justicia, hoy olvidadas, por las cuales no hay comunicados de la embajada gringa, ni presiones de Alberto Brunori, ni marchas, ni “activistas” en giras de medios por Europa “clamando justicia” –léase mendigando donaciones millonarias-.

AMNISTÍA PARA TODOS, O ENTONCES PARA NADIE, Y MANDAMOS LOS ACUERDOS DE PAZ AL CARAJO.

(Fotografía de archivo marcha Ixil a favor del Gral. Ríos Montt, Mayo 2,013)

Calle 13: convertido en un “Mupi” de la izquierda retrógrada y vividora en Guatemala

calle 13 si hubo genocidio

“Más le vale a un hombre tener la boca cerrada, y que los demás le crean tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es.” Pitágoras de Samos

José Daniel Rodríguez

El pasado sábado 29 de noviembre se desarrolló en Guatemala un concierto del dueto de “rap urbano” -como se clasifican ellos- llamado Calle 13, en el cual se dio un desafortunado incidente. Ante miles de espectadores que presenciaban el show, uno de los vocalistas apareció en el escenario con una camiseta en la que se leía el hashtag #SiHuboGenocidio, utilizado por los grupúsculos de izquierda que aún sueñan con lucrar de la farsa del “genocidio” en el área Ixil, Quiché.

El diario elPeriódico informó en su edición del 30/11/14 que la ahora famosa camiseta, se la dio al rapero un representante de las autodenominadas “organizaciones sociales”, las cuales los guatemaltecos sí sabemos perfectamente quiénes son y qué pretenden. Tal parece que el plan original sigue en marcha con el objetivo de marcarnos a los guatemaltecos como “genocidas”, para así obtener miles de millones de dólares de nuestros impuestos en concepto de resarcimientos que irán a parar a los bolsillos de un puñado de intermediarios disfrazados como “activistas de DDHH”.

Los señalamientos de “genocidio” en Guatemala proferidos en nuestro territorio por un grupito de extranjeros, me parecen indignantes no sólo por la intromisión en temas jurídicos internos de nuestro país, sino además porque es una absoluta muestra de doble moral por parte del dueto originario de Puerto Rico, ya que al ser una colonia estadounidense convertida en estado asociado, forman parte de una nación cuyo gobierno sí es DOBLE GENOCIDA. La evidencia –no los discursitos de grupillos de izquierda como en nuestro caso- demuestra que históricamente ellos sí llevaron casi hasta el punto del exterminio a la población nativa de indígenas norteamericanos, a quienes se les cazaba cual animales y se glorificaban estas acciones genocidas en gran cantidad de películas del Viejo Oeste existentes en la filmografía de Hollywood. A los habitantes originarios de lo que hoy constituye Estados Unidos se les condenaba a formar parte de “reservaciones”, en  condiciones de esclavitud que en nada se diferencian de los tristemente célebres campos de concentración nazis. Por otro lado, si vemos lo ocurrido durante la 2ª. Guerra Mundial, no tuvieron tampoco ningún escrúpulo en asesinar a sangre fría a cientos de miles de japoneses en tan sólo unos días al lanzar indiscriminadamente dos bombas atómicas, en Hiroshima y en Nagasaki, únicamente por pertenecer al mismo segmento étnico que era considerado enemigo. ¿Cuándo se estigmatizan ellos mismos, entonces, como GENOCIDAS?

Los integrantes de Calle 13 no se dieron cuenta de que los usaron como valla móvil con un mensaje ideológico, se aprovecharon de su fama y sólo los expusieron al ridículo porque no les informaron que esa sentencia a la que hicieron referencia fue anulada al primer recurso de apelación por incuestionables ilegalidades, no existe más en la jurisprudencia guatemalteca al ser completamente anulado el proceso.

Nadie había hablado de “genocidio” en Guatemala hasta el 2,000, que la extrema izquierda vio dos objetivos estratégicos en esa condena contra el Estado de Guatemala: a)  juzgar y sentenciar al Gral. Efraín Ríos Montt, un trofeo por ser uno de los principales vencedores del terrorismo marxista en Guatemala; y, b) apoderarse de  las enormes cantidades de dinero que saldrán de las arcas nacionales  al lograr consolidar esta farsa, aunque de ninguna manera encaje con los hechos documentados.

Este show del pasado 29 de noviembre convirtió, en unos minutos, a dos jóvenes ignorantes de la política e historia guatemaltecas, en un “Mupi” publicitario tal como los que vemos en las calles de nuestra Ciudad de Guatemala.

Mi opinión, respaldada por investigaciones objetivas, testimonios y evidencia, es que en nuestra bella tierra del Quetzal #NoHuboGenocidio.

(Fotografía tomada de elPeriódico)